Home / Estado / #CobrodePiso | Sexo-servidoras dejan “bolsa” de 24 MDP a Claudia Rivera

#CobrodePiso | Sexo-servidoras dejan “bolsa” de 24 MDP a Claudia Rivera

+ En promedio 300 adolescentes y mujeres trabajan desde 10 de la mañana hasta 8 de la noche en primer cuadro del Centro Histórico

+ Para que tengan libertad de laborar tienen que pagar “derecho de piso”, entre 100 y 150 pesos por día, a inspectores del Ayuntamiento

+ El dinero recaudado por semana es de 250 mil y mensual llega al millón
de pesos, el cual concentra área de Normatividad y lo entrega en Palacio

+ En 2 años de administración municipal se tiene un acumulado de 24 millones; lo que lleva al cuestionamiento: ¿quién recibe el dinero?

+ ¿Acaso la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco… Andrés García Viveros… el Tesorero… “el amigo” Zatarain… quién o quiénes tienen en sus alforjas ese moche?

+ Porque el recaudador durante dos años fue Fernando Pastor Herrera, pero dejó la lucrativa área de Normatividad al sumarse campaña electoral de su jefa Rivera Vivanco

+ Se aclara: “diezmo” de antros, bares, casas de cita, moteles, es otra ruta de ingreso de “Giros Negros” que en 2019 dejó modesta aportación voluntaria de 48 millones de pesos

Por Gerardo Pérez García

La ola de sexo servidoras apareció con esplendor y sin recato alguno a todo lo largo del corredor del Centro Histórico con el alcalde José Antonio Gali Fayad, se mantuvo con el edil sustituto Luis Banck Serratos y se extendió en la actual administración de Claudia Rivera Vivanco.
Han sido ocho años consecutivos -2014 a 2021- de ganancias millonarias que deja al alcalde en turno el negocio de “cobro de derecho de piso” a mujeres que por causas multifactoriales se ven en la necesidad de “vender su cuerpo” en las calles de la ciudad.
Unas lo hacen por real y verdadera necesidad de llevar alimentos a sus hijos o padres, en virtud de no tener o no encontrar trabajo.
Otras son víctimas de la explotación de padrotes y bandas de trata de personas.
Las menos por su edad ya no les dan empleo.
Todas ellas tienen que “pagar su cuota” a los inspectores del Ayuntamiento para que las dejen trabajar en la vía pública.
De lunes a jueves están 200 mujeres en calles del Centro Histórico.
Y de viernes a domingo acude un promedio de 300.
Cada una paga entre 100 y 150 pesos por día.
Lo que suma 250 mil pesos por semana.
Cerca de un millón de pesos al meses.
Y al año arroja una bolsa –nada despreciable- de 12 millones de pesos.
Dinero que recibió –a través de inspectores-, durante más de dos años, 2019, 2020 y los tres primeros meses de 2021, Fernando Pastor Herrera, quien era coordinador de Normatividad Municipal, que depende de Tesorería.

Y únicamente Fernando Pastor es quien sabe, y conoce, a quién entregaba –puntualmente- en Palacio Municipal la maleta de las sexo servidoras.
O bien, en qué casa o residencia dejaba “caja de detergente Roma” con las fajillas de cuotas de “buena voluntad”.

Acotándose:
En anteriores administraciones municipales, de priistas y panistas, el lucrativo negocio de las sexo servidoras –y sexo servidores- tenía “sus reglas de juego”…

Ellas ofrecían sus servicios dentro de los hoteles y no en la vía pública.
Ellos se ofertaban después de las 11 de la noche.

Pero al llegar -2014- a Palacio Municipal el ciudadano -afirma no está adherido al PAN- José Antonio Gali Fayad cambiaron “las reglas” de operación de las sexo servidoras.
Así, la prostitución se apostó a plena luz del día en calles del Centro Histórico.
Esquema que prosiguió con el “neo panista” Luis Banck, durante 2016 y 2017.
Y continúa en el primer Gobierno Municipal de MORENA.
No importa, menos interesa, y les tiene sin cuidado, que sea 10 o 12 del día, 2 o 4 de la tarde; lunes o viernes o domingo, donde niñas y niños transitan con sus padres o familiares por la 4-6-8-10-12-14 norte, entre la 5 y 3 norte, mujeres y adolescentes se estén ofertando al mejor postor.

DE BRUNO DÍAZ A OLLIN RIVERA,
DE ANDRÉS GARCÍA A PASTOR

Durante el primer año de gobierno de Claudia Rivera Vivanco, el negocio de los giros negros –antros, bares, casas de cita- y sexo servidoras, lo operaba Bruno Díaz, quien cada quincena rendía cuentas y entrega el dinero a Ollin Rivera.
Al salir Ollin del Ayuntamiento, las cuotas eran recibidas por Andrés García Viveros, el hombre poderoso detrás de la silla principal del Palacio Municipal.
Y el responsable de recolecta del “cobro de piso” a sexo servidoras del Centro Histórico era Fernando Pastor Herrera con Leonardo Cuautitla Razo.
La disputa por control y manejo del negocio de giros negros, prostitución y ambulantes, entre Tesorería-Secretaría de Gobernación y Andrés García, derivó con la salida de Bruno Díaz.
Para 2020, Fernando Pastor tuvo el manejo y control total del cobro de “derecho de piso” al ejército de sexo servidoras.
Por cierto, Pastor Herrera es primo del regidor Iván Herrera Villagómez.
Además, don Fernando era el único coordinador o director que entraba a reuniones de Gabinete con la alcaldesa, pues únicamente tienen acceso los titulares del gabinete.
La relación era estrecha Claudia-Fernando.
Pero…
De manera inesperada Fernando Pastor dejó la coordinación de Normatividad del Ayuntamiento Capitalino, aduciendo que se integraría a la planilla de regidores de Claudia Rivera Vivanco.
Y así fue.
Pero va de suplente de Iztac Hernández Quiterio.
Por lo que Armando Cuautitla y el contador Molina, son ahora los responsables de la recolecta, auxiliados por Sergio Peláez.


GOBERNACIÓN Y VÍA PÚBLICA
DISPUTAN CONTROL DE NORMATIVIDAD

La lucha intestina en Palacio Municipal por manejo y control del negocio que representa el cobro de cuota –“derecho de piso”- a las y los sexo servidoras, como del ambulantaje, se da entre Tesorería y Gobernación Municipal.
De Tesorería –preside Armando Morales Aparicio- depende la dirección de Normatividad.
Y la Secretaría de Gobernación –con René Sánchez Galindo, dejó el cargo por candidatura a Diputado Federal- tiene bajo su esfera el comercio informal con Jesús Duque Visconti.
Jesús Duque controla al ambulantaje y el respectivo cobro de “derecho de piso” para que vendan sus artículos en la vía pública, pero que lucha afanosamente para tener control de sexo servidoras.
Y por Palacio Municipal está Andrés García Viveros, el súper poderoso “Secretario sin Cartera”, que supervisa remesas de las y los sexo servidoras.
Además de Roberto Zatarain Leal, el “amigo” de la edil con licencia Claudia Rivera.
Sin olvidar:
Jesús Duque Visconti, de filiación panista, ingresó al gobierno municipal con el primer Presidente Municipal de Puebla emanado del Acción Nacional, Gabriel Hinojosa Rivero; posteriormente estuvo en la administración de Eduardo Rivera Pérez.
Y retornó al Palacio Municipal con la morenista Claudia Rivera.

CUOTAS SEXO SERVIDORAS ES
DINERO “BLANQUEADO” QUE
NO TIENE RASTRO ALGUNO

Vaya negocio redondo el de las sexo servidoras.
Su cuota diaria, que aparentemente 100 o 150 pesos representa una ínfima cantidad, pero que al sumarse y multiplicar por 200 y 300 mujeres da un promedio de colecta semanal de 250 mil pesos.
Al mes es un millón de pesos.
Y al año arroja 12 millones de pesos.
Dinero que llega a Palacio Municipal o a la casa-residencia-clúster de alto jerarca del gobierno municipal, “limpio de todo rastro”.
No lleva huella alguna.
Solo tiene una etiqueta invisible… “cobro de piso” a mujeres y adolecentes por prostituirse en la vía pública.
Millones de pesos que no ingresan a las arcas municipales.
Millones de pesos que van a parar a unas cuantas manos.
En dos años de la actual administración municipal se han recaudado más de 24 millones de pesos exclusivamente de aportaciones del ejército de sexo servidoras.
Lo que lleva a la interrogante:

… ¿Quién recibe el dinero?
… ¿En manos de quién queda?
… ¿Será Claudia Rivera?
… ¿Andrés García Viveros?
… ¿Roberto Zatarain?
… ¿Armando Morales Aparicio?
… ¿O hay repartición del “botín de guerra”?    

Ello muy independiente al otro gran negocio de “giros negros”, cuyas cuotas van de 5-10-15-20 mil pesos mensuales a bares, antros, casas de masajes, casas de cita, hoteles y moteles, que durante 2020 estuvieron semi-paralizados por la pandemia del Covid-19.
“Cobro de piso” que dejó en 2019 alrededor de 48 millones de pesos.
Y en este 2021 se ha ido reactivando de manera parcial.
La tercera vía de ingreso de “cuotas voluntarias” es de los ambulantes, que dan su moche diario a inspectores.
Pero esa es otra historia.
Vale precisar:
La información dada líneas arriba fue proporcionada por sexo servidoras, inspectores y empleados de Normatividad y Comercio Informal, quienes por obvias razones pidieron omitir sus nombres.

Comentarios

Comentario

Sobre Lijbuw