Home / Foro de Expresión / Enfrento proceso ante un Tribunal de la Santa Inquisición: Loranca

Enfrento proceso ante un Tribunal de la Santa Inquisición: Loranca

Enfrento proceso ante
un Tribunal de la Santa
Inquisición: Loranca


+ Vive una cacería orquestada desde el interior del Consejo de la Judicatura Federal, que es juez y parte, y que se ha convertido en Tribunal de la Inquisición


+ Ayer el CJF lo califica como uno de los mejores Magistrado del País; hoy lo  destituye e inhabilita por 15 años del  servicio público

 

+ Carlos Loranca Muñoz rompe el silencio y narra su verdad: “no vengo a victimizarme, ni a causar lastima, menos suplicar perdón; estoy exigiendo justicia, solo justicia”

 

+ Hace un año el Consejo resolvió que eran falsas las notas de la prensa que me “vinculaban con Othón Muñoz, y mantuvo en total sigilo conclusión de la indagatoria

 

+ Ordena una segunda investigación y después de “exhaustivas” pesquisas determina destituirlo de envestidura de Magistrado Federal por no haber declarado 6 millones de pesos

 

+ Nicolás Lerma fue designado por el Consejo de la Judicatura “investigador” del caso Loranca; al término es enviado a Querétaro y suspendido del cargo de Magistrado por alguna actividad ilícita

 

+ Es en la administración morenovallista cuando el  huachicol entra a Puebla por la “Puerta de Alcalá” y  en Tribunal Unitario del 6 Circuito más de 50 fallos
por robo hidrocarburos fueron condenatorios  

 

+ El Despacho Ramírez López & Asociados es quien lleva defensa del Magistrado Federal Loranca Muñoz y acudirá ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación a demostrar la inocencia de su defendido


Por Gerardo Pérez García

El hombre y sus circunstancias… integran y conforman el caminar durante 40 años de Carlos Loranca Muñoz en el Poder Judicial de la Federación, que lo lleva de litigante a Juez hasta ascender a Magistrado Federal.
Catalogado por el Consejo de la Judicatura Federal -CJF- como uno de los mejores Magistrados del País que lo lleva a ser candidato a Consejero de la Judicatura, para después ser electo Director Nacional de la Novena Región de Jueces y Magistrados Federales, que agrupa a 150 togados de Tabasco, Veracruz, Oaxaca, Tlaxcala y Puebla.
E invitado a presentar su documentación para concursar al cargo de Ministro de la Suprema Corte, hoy vive “un infierno, su infierno”.
Su página negra –por no decir roja- empieza a escribirse hace tres años cuando medios nacionales y locales lo vinculan –presuntamente- con delincuentes del crimen organizado.
Y lo ligan con –“El Cachetes”- Othón Muñoz.
Inicia el linchamiento mediático.


Y la crucifixión del CJF.
Y él guarda hermético silencio.
¿Por qué hasta hoy rompe el silencio… ¿Por qué hasta hoy da la cara?, se le inquiere.
Soy institucional y disciplinado, y esas notas periodísticas llevaron a mis superiores al Consejo de la Judicatura Federal a instaurarme un procedimiento administrativo. Un procedimiento en el cual tenía la obligación de mantenerme callado, en sigilo y expectativo a la investigación; únicamente en lo legal podía actuar ante ellos.
Esa situación me obligó a recibir todo tipo de injurias, deshonrosas acusaciones, todo lo que pueda imaginarse en contra mía y de mi familia. Ha sido una atroz cacería que hemos vivido durante tres largos años.
¿Qué tuve que hacer?… esperar que se emitiera una resolución por parte del Consejo de la Judicatura.
Y el Consejo hace un año resolvió.
Expuso que “son falsas las noticias que se dieron en la prensa durante 2017 y 2018”.
Sin embargo, decidió llevar a cabo otra investigación.
Vale acotar:
En el primer resolutivo que emitió el CJF… “nadie supo nada. Nadie conoció que no existió vinculación alguna de Carlos Loranca con los delincuentes, especialmente con el famoso “Cachetes”.
Hoy lo expongo, porque el Consejo de la Judicatura resuelve en su segunda investigación: “Destituirme de mi puesto y mantenerme 15 años fuera del servicio público”.
Y lo hace público.
Y medios nacionales, y locales, la publicitan con nombre y apellido.
Resolución que es atacable y donde –afortunadamente- todavía tengo a la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que analice el caso, porque se inició
por un problema de noticias falsas y termina por decir que mi declaración patrimonial tiene algunas irregularidades.
Que ese es el tema, no que me haya enriquecido, sino porque no declare 6 millones de pesos.
Esa es la gran cantidad que se me atribuye en 40 años de servicios en el Poder Judicial Federal, expone el oriundo de Acajete, Puebla, que en los 70 estudió Leyes y al término inicia el escabroso y complejo camino para ingresar a la Carrera Judicial.
Asienta que va a demostrar ante la Suprema Corte de Justicia que es falso, porque ya le dieron oportunidad frente al CJF, pero no tomaron en cuenta sus pruebas y esto nace de un procedimiento administrativo; falta que vea su caso un organismo jurisdiccional, esto es que analicen los Ministros su caso.

¿QUIÉN MUEVE LOS HILOS PARA
DISTITUIR DE MAGISTRADO A
CARLOS LORANCA?

El “infierno” que vive Loranca Muñoz inicia en el sexenio de Rafael Moreno Valle al abrirse la “Puerta de Alcalá” al huachicol, donde Puebla termina en primer lugar nacional en robo de hidrocarburos a Petróleos Mexicanos, y uno de los presuntos implicados es Othón Muñoz a quien ligan con usted y de estar “en el cielo… cayó al infierno.
-¿O no es así, Magistrado?
Los mejores jueces que tengo es mi personal, la gente que trabajó conmigo, mi secretario, las secretarias, los litigantes, señala al tiempo que ataja:
“Fui el Magistrado que más atacó el robo de hidrocarburos”, porque además de ser un delito que atentaba –y atenta- no solo en contra de la nación, de los recursos económicos que se perdían, sino también atenta en contra de la población, porque las sometía a riesgos muy altos por cantidades mínimas que les otorgaba.
Por eso en mis resoluciones, en la multiplicidad de mis resoluciones, queda plasmado en mi afinidad, porque mis sentencias están vivas y están en expedientes.
“En todos los casos siempre negué libertad bajo caución a estos delincuentes”.

No duda al afirmar: “Nunca tuve una sentencia absolutoria por ese delito”. Y eso lo aprobó el Consejo en la investigación.
-¿Cuántos resolutivos condenatorios dio?
No recuerdo con exactitud, pero creo que fueron más de 50 resoluciones en sentido condenatorio, donde lo toral era no darles libertad porque entraban con el nuevo sistema y al ingresar a prisión inmediatamente salían porque no era delito grave en ese tiempo, cuando ejercía mi función de Magistrado Federal.
-¿Quién le abre la puerta del averno para que hoy esté ardiendo en llamas, al igual que su familia?
Reitera, es a raíz de las notas periodísticas que nacen de haber “descubierto” una vinculación que se me atribuía, una vinculación ilícita, producto de un arreglo ilícito; esto es de una sociedad mercantil que había celebrado con un supuesto empresario gasolinero.
En el pueblo de donde somos originarios –Acajete- la familia Loranca, mi padre nos dejó de herencia una casa muy grande, en ese casa que casi todo mundo conoce, donde hice festejos de mi cumpleaños; propiedad que finalmente fuimos dejando los hermanos, un médico, un comandante de la Policía Federal de Caminos, una profesora y mi madre quedó sola, por lo que la trasladamos a Puebla.
La propiedad -2,500 metros cuadrados en pleno centro de Acajete- al quedar sin uso, surgió la propuesta del empresario Othón Muñoz de poner una gasolinera y servicios a través de una sociedad.
Los hermanos acordamos aceptar la sociedad, pues nuestra aportación era el terreno y el empresario se encargaría de la construcción y equipamiento.
Y resulta que la sociedad en la investigación fue tomada en consideración “como una sociedad ilícita bajo el argumento de que en la gasolinera se iba a vender huachicol”.
Con esas aseveraciones y por algunos diferencias que tuve con el señor Othón, fui restando confianza al empresario y antes de que tuviera un problema mayor, decidí romper la vinculación mercantil-civil que habíamos convenido.
Por lo que se decidió venderle las acciones y él haría los depósitos de la venta. Ahí nace el problema de mis irregularidades, porque los pagos no se hicieron de momento al no estar funcionando la gasolinera para que nos fuera pagado el retiro de nuestras acciones, lo que llevó a que no lo notificara en mi declaración patrimonial.
-¿Quiénes son los “fantasmas” que han movido los hilos?, porque no es casual y en política no existen casualidades, y la política, nos guste o no, se imparte y se ejerce también en el Poder Judicial.
Mire usted –Gerardo-, puntualiza Carlos Loranca, acaba de tocar la fibra donde está el hilo de la madeja, porque es muy difícil que un Magistrado del Poder Judicial Federal esté inmerso en tantas noticias periodísticas.
Cuestiona, ¿Cuál es la razón que hubo para que se me atacara ferozmente?
Y responde: Converjo con algunos críticos de estudio de estas crisis políticas en que “el tema nace precisamente con –entonces gobernador- Rafael Moreno Valle que puso a un Magistrado para el ataque periodístico de estas irregularidades que él tenía”.
Con el paso del tiempo, se ha demostrado “la complicidad y/o omisiones que hubo de ese gobierno con el huachicol”.
“Y donde yo era un obstáculo”.
“No, a mí no me puso Moreno Valle”, ataja.
Clarifica: “lo que hizo Moreno Valle conmigo fue atacarme a través de los medios periodísticos que tenía y controlaba”.
-¿Fue usted un obstáculo para Moreno0 Valle en el tema del huachicol?
“Efectivamente, mis resoluciones estuvieron atacando sus proyectos” y bajo esta forma de actuar la única alternativa que tuvo era mediática y se vino la andanada de periodistas.
Por cierto, –señala-, a estos periodistas los he demandado por la vía civil por reparación del daño objetivo, y por haber dañado mi imagen.
Y con estas nuevas notas enderece una segunda demanda, tanto de medios nacionales como locales, pues han daño mi imagen sin tener ninguna sentencia definitiva; además, han violado mis derechos humanos, el principio de presunción de inocencia, el debido proceso, todo lo han dañado en mi contra y de mi familia.

LA INVESTIGACIÓN NO ENCONTRÓ
UNA SOLA SENTENCIA QUE ME
VINCULARA CON ALGÚN DELINCUENTE

Ahonda, voy en la vía adecuada para que respondan por esas acusaciones falsas, acusaciones indebidas. Porque el mismo Consejo, que hizo una investigación exhaustiva, “no encontró una sola sentencia que me vinculara con algún delincuente”.
De todas las sentencias que se analizaron en mi caso, desde 2014 la revisión en el Tribunal que estuvo a mi cargo, hasta 2018 y 2019, “no hay una sola resolución de las 2,500 sentencias que favorezca en forma indebida o ilegal a un delincuente, menos a un delincuente de robo de hidrocarburos”.
De ahí, que la resolución que emitió hace un año el Consejo de la Judicatura Federal fue que “no había una sola prueba en mi contra de esas acusaciones, por lo tanto no había responsabilidad alguna en ese aspecto”.
Lo anterior derivó a que abrieran una segunda investigación por los dichos que en sus resolutivos favorece a políticos y empresarios –ya no a delincuentes ni a Othón Muñoz-
Y en forma extraordinaria dijeron… ah, pero también vamos a ir a sus declaraciones patrimoniales, cuando no hubo acusación de ninguna especie en ese campo. De nueva cuenta se aportaron pruebas al Consejo de mi inocencia, de mi actuar legal.

DOY LA CARA PORQUE NO TENGO
NADA DE QUÉ AVERGONZARME

Hoy, que el Consejo ha terminado sendas investigaciones, tengo plena libertad para hablar y “dar la cara, decir mi verdad, porque no tengo nada de qué avergonzarme, menos tratar de justificar lo injustificable”.
También debe quedar claro: “No hubo una sola persona que hubiese declarado que me dio 50 mil, 100 mil pesos por equis asunto. Nadie acudió ante el investigador a decirle al Magistrado Loranca le di 50 mil pesos por mi sentencia”.
Que conste, estuve 20 años de Magistrado en el Tribunal Unitario del Sexto Circuito.
-Tengo entendido, no sé si en la primera o segunda investigación, el responsable de la indagatoria pegó letreros en las oficinas del Tribunal Unitario que usted presidía, donde exhortaba a litigantes, abogados o personas que hubieran tenido un asunto ahí, que denunciaran cualquier ilegalidad.
Efectivamente así fue.
“El investigador actuó como en la Inquisición”.

DE MAGISTRADO EN QUERÉTARO
LO SUSPENDEN POR ALGUNA
ACTIVIDAD ILÍCITA

Nicolás Lerma, que fue nombrado investigador por el Consejo de la Judicatura Federal, es un tipo que estuvo a punto de ser corrido del Poder Judicial porque actuaba de manera radical en sus investigaciones.
Inventó esa forma de convocar a las personas a que llegaran ante él a presentar denuncias y quejas, con violación de todo tipo de procedimientos; puso pegotes en las puertas de los juzgados y de tribunales “invitándolos a que declararan en mi contra”.
Esa acción me favoreció, porque nadie se presentó a levantar una queja o denuncia. No tiene una sola prueba de que yo hubiese hecho algo ilícito.
Loranca Muñoz recuerda que Nicolás Lerma, como Magistrado del Poder Judicial, “se prestaba hacer encargos, porque era lo que hacía en ese tiempo el Consejo; le decía… vete hacer una investigación y busca lo que encuentres en este caso”.
Después de estar en Puebla “investigando la encomienda del Consejo de mi caso” fue enviado como Magistrado a Querétaro y ahí fue suspendido por alguna actividad ilícita que le encontraron”.
-Vaya historia… el ángel encontró culpable al diablo y ahora resulta que ese ángel es más diablo que el diablo de Puebla.

DE JUEZ FEDERAL EN ACAPULCO
A MAGISTRADO EN TAMAULIPAS

-Cuándo y cómo ingresa al Poder Judicial Federal?
Debo confesar que fue muy difícil llegar, mi inicio, el tránsito para alcanzar arribar al cargo de Juez y después Magistrado; para ello era necesario estudiar, prepararse y competir, sobre todo con los familiares de los jueces, de los magistrados, pues éstos siempre participaban con todos los derechos, como uno, no había razón legal para impedírselos.
Reconozco –jamás lo olvidaré- que tuve la fortuna de conocer a un gran hombre, un Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que me ayudó muchísimo y se convirtió en mi mentor en el ámbito jurídico.
-¿Quién?
Don Jesús Duarte Cano, un hombre muy valioso -afortunadamente todavía vive- y fue quien me inculcó el trabajo, estudio constante y esencialmente la honestidad.
Antaño, una vez que entraba la propuesta, los Ministros ordenaban una investigación de campo que los llevaba a conocer dónde habías nacido, cuáles eran tus bienes, de tu familia, sus actividades, si te gustaban las bebidas, quiénes eran tus amigos; eran una investigación profunda, más social que jurídica, porque la jurídica se demostraba con trabajo.
El maestro Jesús Duarte tuvo a bien presentarme al Ministro Francisco Pavón Vasconcelos, quien me propuso como Juez. Y fui nombrado Juez en Acapulco en los 80.
A finales de los 80 de Acapulco me trasladan a Ciudad Victoria, Tamaulipas, y posteriormente a Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, hasta que llego a mi tierra: Puebla, donde permanecí 20 años impartiendo justicia, 20 años en los que nunca tuve una queja administrativa, menos un tema de índole penal o civil, hasta que llegaron esas notas periodísticas.
-¿Cuándo logra el ascenso de Juez a Magistrado?
Durante mi paso de Juez en Acapulco fue reconocido por el Poder Judicial, lo que llevó a que fuera nombrado Magistrado en Ciudad Victoria, Tamaulipas y de Tamaulipas a Puebla.
Reitera que fueron 20 años de laborar en tribunales colegiados, primero mixto y después especializado en materia penal y después en Tribunal Unitario de Circuito.

CJF AVALA INDAGATORIA SIN SUSTENTO
Y CONDENA A CARLOS LORANCA

-Quién ejecutó la segunda investigación?
El mismo Magistrado Visitador –Nicolás Lerma-, que al terminar primera indagatoria le dice al Consejo: “Sabes qué CJF, encuentro otras irregularidades producto de los dichos que se dicen en Puebla”.
Esto quiere decir, “que no tiene un solo testimonio, no tiene una sola prueba concreta”; habla de que obtuvo información de que el Magistrado resolvía de forma indebida.
-¿Por qué el Consejo de la Judicatura Federal avaló una indagatoria sin sustento alguno?
Loranca Muñoz señala -a este tecleador-, acaba de dar el punto exacto del tema; usted no es abogado, pero su experiencia de periodista lo lleva a conocer la temática e ir al fondo del asunto.
-Mire-, “estos vaivenes nos han llevado a ver que en mi asunto hay mano negra, de que alguien movió los hilos dentro del Consejo de la Judicatura para lesionar, para dañar, para bajar a una persona, pues tenía determinado nivel para competir en algún campo que no era propicio para los intereses grupales”.
Abunda: Fui candidato a Consejero de la Judicatura y quedé dentro de los 10 mejores; hice el examen, creo buen examen, más los Ministros de la Corte eligieron a otra persona.
A partir de ahí fui electo Director Nacional de la Novena Región de Jueces  y Magistrados Federales -150 togados-, que comprende los estados de Tabasco, Veracruz, Oaxaca, Tlaxcala y Puebla.
Posteriormente tuve la oportunidad de ser Ministro de la Suprema Corte, al ser invitado a presentar mi documentación –corría el sexenio de Felipe Calderón-
-Qué pasó?
Había que medir fuerzas. Yo no era de la forma de pensar de determinado grupo político y gubernamental. Por eso no fui llamado. Más estuve propuesto por Cámaras de la Industria y Comercio de Puebla y Tamaulipas.
“Yo creo que esto a veces no es aceptado por algún grupo que está en el poder. Quizás esto es lo que hizo, en mi caso, se viera mal que anduviera buscando alguna posición importante dentro de la Judicatura Federal”.

A CHIHUAHUA POR SER EL
MAGISTRADO MÁS EJEMPLAR

Esto es lo que atribuyo que dentro del Poder Judicial sea uno de los temas de discusión, porque al analizar inicio de la investigación, el Consejo lo primero que hace es cambiarme de Puebla a Chihuahua.
Antes, el 4 de octubre el Consejo emite una resolución: “Te comisiono por el ser Magistrado más ejemplar para que vayas a Chihuahua a resolver unos casos específicos, y te doy 6 meses para que regreses a tu lugar” –Puebla-
-Pero-, resulta que no transcurrieron los 6 meses, porque a los dos meses y medio el Consejo me suspende; suspensión que da porque solicité una licencia médica.
La respuesta del Consejo fue: “No te doy la licencia… te suspendo por la investigación”.
“Y me suspenden sin tener ningún motivo, ninguna causa específica”.
Desde ahí vi que esto iba a ser muy grave. Vendría una investigación terrible con resoluciones como las que estamos viendo, “porque alguien adentro –CJF- está muy interesado en dañar mi imagen, en dañar mi prestigio, en dañar mi carrera”.
-¿Quién dentro del Consejo de la Judicatura o de la Suprema Corte de Justicia lo puso en la mira telescópica para reventarlo –jurídicamente hablando-?
Dice, “Es difícil saber quiénes son nuestros inquisidores, quiénes son las personas interesadas  en dañarme”. Desde luego que uno lo intuye por la forma de actuar de ese grupo, de esa administración.
Porque, si me hubieran cambiado a Veracruz, Querétaro o Acapulco, en el tiempo que iban hacer una investigación, yo lo hubiera entendido, puesto que no querían que interviniera en la investigación y por lo tanto me sacan de Puebla.
Pero, ¿a 1,500 kilómetros de distancia, mandarme a Chihuahua y después sin ninguna justificación me suspenden?.
Machaca, “esto viene con dedo, con línea”.
Desde entonces tengo un excelente abogado, un gran amigo abogado, quien prácticamente me ha estado animando, ayudando y profesionalmente me respalda en todos los campos… el Doctor Ernesto Ramírez López, un señor en toda la extensión de la palabra.
-Veo que tiene a uno de los despachos de abogados –Ramírez López & Asociados- de mayor reconocimiento nacional, que encabeza el jurista Ernesto Ramírez.
Efectivamente, estoy de verdad confiado, sé que vamos a ganar y la Suprema Corte de Justicia de la Nación es nuestro lugar, a donde iremos a defendernos.
-La SCJN es su último paso, la última puerta para entrar, defenderse y ganar, ser exonerado y restituido en su cargo.
Así es, porque yo no he tenido más que un solo procedimiento en contra, no he tenido ninguna otra instancia, “porque los jueces federales, los magistrados federales, no tenemos ni siquiera derechos a juicio de amparo, somos los únicos en este país que no tenemos derecho al juicio de garantías”.
-¿Cómo es posible, no entiendo?
No podemos acudir a decir que es irregular la acción del Consejo de la Judicatura, porque Constitucionalmente está determinado así; es improcedente el juicio de amparo. Lo intentamos, el Doctor Ramírez López presentó un amparo en Chihuahua, donde se señala como autoridad responsable al Consejo de la Judicatura Federal.
Y el Consejo “jamás permitió que se conociera del juicio de amparo y desecharon la demanda.
Déjeme añadir, que el Despacho de Ramírez López ya ganó una instancia ante la SCJN cuando me cambiaron de adscripción de Puebla a Chihuahua se interpone un amparo ante la Suprema Corte y nos da la razón al acordar que no es correcta la resolución del Consejo; “si están diciendo que es el mejor Magistrado poblano”… ¿por qué lo cambias a Chihuahua?

EL CJF SE HA CONVERTIDO
EN UN PODER LEGISLATIVO

No duda al subrayar: “El Consejo de la Judicatura se ha convertido en un Poder Legislativo”… ellos legislan sus normas para investigar; no solo eso, sino también nombran a su investigador; tienen a la Visitaduría en sus manos y de ahí sacan sus investigadores que necesitan para llevar a cabo las indagatorias.
Entonces, designan al investigador. El investigador hace sus pesquisas, emiten un dictamen, pero se lo emite al mismo Consejo.
Conclusión: “El Consejo de la Judicatura se convierte en Legislador, investigadores y finalmente son los jueces”.
-¿Juez y parte?
Desde luego que sí, juez y parte.
Más no debe soslayarse, que en todos los procedimientos , incluso los de índole penal, los más graves, el gobierno tiene la obligación por norma internacional de proteger los derechos humanos de estas personas, proporcionarles una defensa adecuada –y es gratuita-, un defensor de oficio.
Y resulta que nosotros “no tenemos defensor de oficio, por lo que tenemos que acudir a un abogado externo al no tener la posibilidad de defendernos”.

Esto es parte de una serie de irregularidades que se han encontrado en este proceso. Irregularidades legislativas porque no se ha legislado el tema de separar al investigador y que no sea un par, que no sea nuestro par.
Debe ser un investigador que esté capacitado en ello, que no tenga consignas, que no reciba línea.
Y en mi caso y por la forma en que se llevaron a cabo las dos investigaciones… todo indica que hubo línea.
Concluye: Se está ante una violación a un principio fundamental de derechos humanos, porque si nosotros damos el nombre de un probable homicida sin tener una sentencia firme, se estaría publicando datos sensibles que van a causarle deshonra, desprestigio, deshonor sin tener una sentencia firme.
En mi caso, es la primera sentencia que recibo en mi contra, pero es la sentencia de un organismo administrativo, que es el Consejo de la Judicatura Federal.
Y el Consejo de la Judicatura –entre comillas- no proporcionó mi nombre, pero sí lo hicieron los medios de comunicación.
Y no solo mi nombre, sino fotografías en las que aparece mi rostro como si ya hubiese sido condenado en forma definitiva.
Afortunadamente se tiene la posibilidad de que Carlos Loranca Muñoz acuda ante el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación… clamando justicia”.
-Por qué?
Porque ahora un Juez, un Magistrado, tiene que pedir justicia al estar indefensos ante un organismo administrativo que dictó una resolución en un procedimiento con bastantes deficiencias y muchas irregularidades en el que se violaron los principios fundamentales de todo ser humano, como el de presunción de inocencia.
Yo presuntamente soy inocente de lo que se me atribuye hasta que no sea condenado. Y el Consejo de la Judicatura sabe que hay una instancia superior y por lo tanto tiene que esperarse para dar nombres.
Y en todo caso debió haber dicho al periódico Reforma: “oye, espera, se está violando ese principio”. Y no lo hizo.
El Consejo de la Judicatura nunca ha sido para nosotros un organismo que proteja a jueces y magistrados. O que por lo menos en un entorno de disciplina nos sirva como un organismo de buena fe, que actué de buena fe.
Y es todo lo contrario… “el Consejo es un órgano acusador, inquisidor, y actúa como un Tribunal de la Santa Inquisición”.
-El Presidente de la SCJN –Arturo Saldívar- ha permitido esto?
No es que lo haya permitido. Por lo pronto se tiene una resolución firmada por el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en la que interviene el Presidente, además de seis consejeros restantes. Ellos dictaron una resolución, de la cual se espera el engrose, pero ya está firme para ellos.
Lo que lleva a que el Presidente de la SCJN ya no puede resolver en la Corte de este asunto, porque resolvió ya en el Consejo de la Judicatura y por tanto tendrán que resolver en la última instancia de la Corte sin el Presidente de la Consejo de la Judicatura Federal
Vaya historia del Magistrado Federal Carlos Loranca Muñoz. Historia que no termina, que no ha concluido, que no ha cerrado su último capítulo, mismo que se escribirá con el fallo del Pleno de la SCJN.
Historia donde medios nacionales y locales ya lo juzgaron y crucificaron al declararlo culpable.
Y con la investigación de un investigador que no soportó ni documentó sus pesquisas, pero el Consejo de la Judicatura Federal las avaló y dictaminó.
¿Qué viene para Carlos Loranca?
Al tiempo.

Comentarios

Comentario

Sobre Lijbuw