Home / Foro de Expresión / La historia de Marín… de bolero a gobernador y hoy en la cárcel

La historia de Marín… de bolero a gobernador y hoy en la cárcel

+ Nació en Nativitas, comunidad de la mixteca, junto con nueve hermanos, cursó la primaria en el internado “José Amarillas” en Tlaxcala
+ La precariedad del hogar lo llevó a ser voceador y bolerito para aportar dinero a su madre, y continuar estudiando la secundaria y preparatoria
+ Su tenacidad lo llevó a ingresar a la UAP donde termina la carrera de Abogado; fue Juez de lo Familiar y secretario particular de cinco titulares de Gobernación
+ De Secretario de Gobernación pasó a la dirigencia del CDE del PRI, posteriormente Presidente Municipal de Puebla y finalmente Gobernador del Estado
+ Piña Olaya lo designa subsecretario de Gobernación y Manuel Bartlett lo ratifica para después darle la titularidad a la renuncia de Carlos Palafox Vázquez
+ Fernando Morales le abre las puertas con Manlio Fabio Beltrones, quien lo respalda para que Mario Marín obtuviera la candidatura al gobierno del estado
+ Pactó con Carlos Abascal entregar la plaza a Felipe Calderón para derrotar a López Obrador en los comicios de 2006, a cambio se “olvidaría” el caso Lydia Cacho-Marín
+ Negoció con Moreno Valle la derrota del PAN en elección de 2009 a cambio de la derrota del PRI en 2010, lo que llevó al albiazul ganar por primera vez
Casa Puebla
+ El entonces gobernador de Edomex, Peña Nieto, contuvo la caída de Marín cuando Roberto Madrazo, líder del PRI, le quitó el respaldo al poblano
+ La cacería de políticos inicia con detención de Eukid Castañón, continua con Mario Marín y ahora Valentín Meneses… ¿quién sigue? Es la interrogante

Por Gerardo Pérez García

Vaya paradoja e ingredientes de luces y sombras, día y noche, llanto y dolor, alegría y triunfos, derrotas y ostracismos que tiene la vida de Mario Marín Torres, que van de vivir en pobreza extrema, a un internado en Tlaxcala, ser voceador y bolero e ingresa a la UAP donde se titula de Abogado.
La vida de carencias y vicisitudes en la mixteca llevan a su familia a emigrar a Puebla.
Y después de no haber un presente, menos un mañana, el destino y las circunstancias lo llevan en 1999 a la Presidencia Municipal de Puebla.
Y en 2005 a Gobernador del Estado.
Estancia en Casa Puebla que lo dispara al sueño de convertirse en “Benito Juárez del siglo XXI en Los Pinos”.
Fantasía e ilusión que lo transforma y cree ser “Dios en el Poder”.
La soberbia se apodera de él.
Ya no escucha.
Ni ve.
Su palabra es ley.
Su amargo despertar inicia el 14  de febrero de 2006 al publicar La Jornada el audio de la conversación de Mario Marín con el empresario Kamel Nacif para detener a Lydia Cacho Riveiro, quien en su libro “Los demonios del edén” denuncia al pederasta Sukar Kuri.
Escándalo que auguraba acabar con el sueño:

De
Nativitas a Casa Puebla y Los Pinos.

Y así fue.
El anhelo de Los Pinos se fue de la mano por el caso Lydia Cacho.

De bolerito y voceador a Gobernador.
Y hoy en la cárcel.

La Presidencia de México quedó en una quimera.
En un sueño.
En una fantasía.
Es el ayer y hoy de Marín.
Un ayer donde muchas veces no tenía qué comer. Con ropa remendada y zapatos rotos.
Infancia que transcurre en el internado “José Amarillas” de Tlaxcala, donde cursó la primaria.
En la lucha diaria para sobrevivir.
Y si había tiempo, estudiar.
Porque su fin era ser profesionista.
En la Universidad Autónoma de Puebla coincide en la carrera de Derecho con Mario Montero Serrano –cuyo papa era el periodista Enrique Montero Ponce- y Valentín Meneses Rojas.
Triada que los lleva a soñar con ingresar a la política.
Y de ahí al poder.
Marín inicia su caminar en el Poder Judicial al ser designado Juez de los Familiar, después Secretario General del Tribunal Superior de Justicia.
Ingresa a la esfera gubernamental y es secretario particular de cinco secretarios de Gobernación.
Posteriormente, secretario particular del Presidente Municipal, Guillermo Pacheco Pulido.
Marín iba dejando atrás los años de vicisitudes al escalar los peldaños de la esfera gubernamental.
Se une en matrimonio con Margarita García y procrean cuatro hijos: Mario, Fernando, Carlos y Luis Marín García.

DE SUBSECRETARIO A SECRETARIO Y DE ALCALDE A GOBERNADOR

El Presidente de México Miguel de la Madrid en reciprocidad a la añeja amistad universitaria con Mariano Piña Olaya, decide mandarlo de candidato al Gobierno de Puebla, pese a ser oriundo de Guerrero.
“El sistema” le hace originario de Champusco, población de Atlixco, y don Mariano llega a Puebla como un poblano más.
Así, salta de la Cámara de Diputados a la candidatura.
Con desconocimiento total del estado y de la clase política, Alberto Jiménez Morales –hermano de Guillermo Jiménez Morales y quien entregaría la estafeta a Piña Olaya- se convierte en el operador del guerrerense.
Y es cuando Mario Marín entra de operador y movilizador en la campaña de Mario Piña.
Conocía como la palma de su mano la mixteca poblana, cuna del voto tricolor.
Al ganar la elección, don Mariano lo premia con la subsecretaría de Gobernación.
A la llegada de Manuel Bartlett Díaz a Puebla para suceder a Piña Olaya en el Gobierno, éste le recomienda a Marín para la operación de electoral y de movilización.
Y Marín con el bagaje de la subsecretaría de Gobernación, que lo lleva a recorrer todo el territorio poblano, conocer grupos, organizaciones y liderazgos, cumple la expectativa electoral.
Y Manuel Bartlett lo ratifica en la subsecretaría de SEGOB.
Se da la salida de Carlos Palafox Vázquez de la Secretaría de Gobernación y Bartlett la da la titularidad a Mario Marín.
La rueda de la fortuna sonreía a Marín.
La pobreza extrema de Nativitas Cuautempan desaparecía para la familia Marín.
Ese ayer donde muchas veces no había ni para comer, pues eran diez hermanos, se transforma con el poder, camionetas suburban, chofer, escoltas y un séquito de auxiliares.
El destino político seguía brillando para Marín al asumir la presidencia del Comité Directivo Estatal del PRI.
Atrás quedó la etapa de promotor del voto. De recorrer comunidades y poblados de los 217 municipios.
De abrir puertas y ser auxiliar del auxiliar.
Desde el PRI prepara su arribo a la candidatura de la Presidencia Municipal de Puebla.
Y se convierte en Alcalde.

FERNANDO MORALES ABRE LAS PUERTAS DE MANLIO FABIO BELTRONES

Marín Torres al concluir su trienio en la alcaldía, decide jugar el todo por el todo para obtener la ansiada candidatura al gobierno. Sabía que el mandatario Melquíades Morales  tenía a su “delfín” Rafael Moreno Valle, plan B a Germán Sierra.
Inicia un largo y extenso caminar por el territorio poblano. Su misión es sumar y multiplicar las relaciones, amigos y liderazgos que tenía sembrados.
Pero le faltaba un “padrino” en México.
Y es cuando Fernando Morales Martínez -hijo del gobernador Melquíades Morales- se une al equipo marinista.
Y lleva a Marín con el poderoso Manlio Fabio Beltrones, quien comandaba a la bancada del PRI en la Cámara de Diputados.
Con ese respaldo Marín pelea de tú a tú la nominación a Melquíades, quien tenía la facultad de nombrar a su sucesor, misma que pertenecía al Presidente priista de México en turno, pero Los Pinos lo habitaba el panista Vicente Fox.
Melquíades tuvo que ceder ante CEN del PRI.
Y el candidato fue Mario Marín Torres.
Y el inquilino de Casa Puebla.
Al año de su gobierno, en febrero 2006 revienta el escándalo Lydia Cacho.
Viene la campaña por la Presidencia del País y el abanderado del PAN Felipe Calderón, en gira por Puebla, se presenta al Congreso del Estado donde entrega la “Carta” de Juicio Político a Marín”.
Pero en abril, Carlos Abascal Carranza, entonces Secretario de Gobernación Federal –último tramo de presidencia de Fox-, sostiene encuentro privado con Marín para negociar el voto panista a favor de Calderón a cambio “del olvido caso Lydia Cacho”.
El PAN gana Puebla.
Y López Obrador pierde la Presidencia.
Sin olvidar:
Ayer Fernando Morales era furibundo priista.
Después pasó al regazo de Rafael Moreno Valle.
Hoy está con Dante Delgado y es dirigente estatal de Movimiento Ciudadano.

MORENO VALLE GANA EL SENADO A SU “TUTOR POLÍTICO” MELQUÍADES

La campaña Presidencial de 2006 también dejó para Puebla haber perdido por primera vez el Senado de la República al ganar el panista Rafael Moreno Valle Rosas al priista Melquíades Morales Flores.
No era posible, menos creíble, que don Melquíades el hombre de los mil compadres en la entidad, el gran operador político-electoral, que había sido gobernador… perdiera el Senado.
Pero, don Melquíades perdiendo… ganó.
Llegó a la Cámara Alta bajo la figura del “gran perdedor” y ahí estuvo con su “ahijado” Moreno Valle, preparando su arribo a Casa Puebla en 2010.
Y así fue.
Moreno Valle fue gobernador.
Y la “Familia Morales” fue la gran beneficiada.
Fernando Morales Martínez fue subsecretario de Gobernación.
Jesús Morales Rodríguez –hijo de Jesús Morales, hermano de Melquíades-, director der Protección Civil.
Verónica Morales Alfaro –hija de Melquíades- presidenta del Colegio de Notarios.
David Villanueva Lomelí –esposo de Verónica-, yerno de Melquíades, fue titular de la Auditoría Superior del Estado.

SÁNCHEZ CORDERO LO EXONERÓ, RICARDO VELÁZQUEZ FUE EL DEFENSOR

La demanda de Lydia Cacho llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación –SCJN- y el Pleno del 29 de noviembre de 2007 determinó -6 votos a favor 4 en contra- que:
“No hubo violación grave a las garantías individuales de la periodista Lydia Cacho Ribeiro”.
“Y exoneró al gobernador Mario Plutarco Martín Torres de las acusaciones en su contra”.
Los Ministros que votaron a favor de exonerar al mandatario de Puebla, fueron:
El Presidente de la SCJN, Guillermo Ortiz Mayagoitia, Olga Sánchez Cordero, Margarita Luna Ramos, Sergio Valls, Salvador Aguirre Anguiano y Mariano Azuela.
Quienes votaron en contra de la determinación:
El Ponente Juan N. Silva Meza, Genaro Góngora Pimentel, José de Jesús Gudiño Pelayo y José Ramón Cossío.
La vida y sus circunstancias.
Ayer Olga Sánchez Cordero era Ministra de la Suprema Corte.
Hoy, Olga Sánchez Cordero es -Ministra en retiro- Secretaria de Gobernación Federal.
Ayer, Ricardo Velázquez Cruz era Consejero Jurídico del Gobierno de Mario Marín y terminó siendo su defensor y cabildero en la SCJN.
Hoy, Ricardo Velázquez es Consejero Jurídico del Gobierno de Luis Miguel Barbosa Huerta y Magistrado con licencia en el Tribunal Superior de Justicia.
Quién hubiera pensado o imaginado el ayer y hoy de estos personajes.
Carlos Abascal ya falleció.
Felipe Calderón en pleno actividad política con su esposa Margarita Zavala.
Kamel Nacif y Adolfo Káram prófugos.
Guillermo Pacheco Pulido, en ese entonces Presidente del Tribunal Superior de Justicia y Gobernador Interino en 2019.
Con Emilio Gamboa Patrón en “retiro de la política”, pero señalado por Lydia Cacho de participar con Súkar Kuri en “fiestas con niñas en Cancún”.

“OLGA SÁNCHEZ ME TRAICIONÓ”

Lydia Cacho afirmó:

… “Olga Sánchez Cordero me traicionó cuando en la Suprema Corte de Justicia votó por no sancionar a MARIO Marín en 2007”.
… “Yo creo que ella es la responsable de haber detenido la justicia durante 15 años para miles y miles de víctimas en México y que tiene una deuda con el país; una deuda moral y jurídica”.
… “Cada vez que veo a Olga Sánchez Cordero, que fue la Ministra que nos traicionó, no solamente a mí, en no reconocer que fui torturada, como ahora ha tenido que reconocer, ella fue parte de una complicidad desde la Suprema Corte que impidió que casos similares fueran llevados ante la justicia y se convirtieran en precedentes jurídicos para México”.

¿QUÉ SIGUE PARA MARÍN Y LOS MARINISTAS?

Ésa es parte de la historia de Marín.
Un ayer de pobreza extrema en la humilde vivienda de la mixteca.
Vivir seis años en el internado “José Amarillas” de Tlaxcala para poder comer y estudiar.
Una adolescencia vendiendo periódicos y de bolero.
Una determinación férrea por estudiar y ser alguien en la vida.
Carácter que lo llevó a terminar la carrera en la UAP.
Ingresar al Poder Judicial y después hacer escoleta en la administración pública, hasta que llegó a la subsecretaría de Gobernación.
Después Secretario de Gobernación. Dirigente estatal del PRI. Y Presidente Municipal de Puebla.
Finalmente… Gobernador.
Y el sueño de convertirse en “Benito Juárez del siglo XXI” y ser Presidente de México.
Sueño que lo llevó a perder el piso.
La soberbia inundó su ser.
Y hoy está en la cárcel.

Marín en el penal de Cancún.
Su brazo derecho y hermano, Valentín Meneses en el penal de San Miguel.
Vaya historia de triunfo, que culmina en prisión.
De Nativitas a la Alcaldía.
De la Alcaldía a Casa Puebla.
De Casa Puebla… la cárcel.
¿Qué sigue para Marín y los marinistas?
-Pues- el proceso electoral del domingo 6 de junio apenas comienza.
¿Lo mejor está por llegar?
Más no deben olvidar quienes detenta hoy el poder:
Los carniceros de hoy… serán las reses de mañana.
Al tiempo.

Comentarios

Comentario

Sobre Lijbuw