Home / Foro de Expresión / Magistrado Cilia López: No puede entronizarse en México un poder absoluto

Magistrado Cilia López: No puede entronizarse en México un poder absoluto

Francisco Cilia López, Magistrado Presidente del Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa, en entrevista exclusiva con Foro 21 y Radio en Redes, habla sobre la aprobación del Congreso de la Unión: ningún servidor público del Gobierno Federal puede ganar más que el Presidente de México, 108 mil pesos mensuales, a partir del primero de diciembre de este año.
Lo que lleva la entrevista a hablar del Presidente Electo de México, Andrés Manuel López Obrador, sin hablar de él.
De citarlo sin hacerlo. De mencionarlo sin mencionar.
Por ello, el nombre de AMLO rondó como “un fantasma… estaba, pero no estaba”.
Con 30 años de servicio en el Poder Judicial de la Federación, que inició de secretario Proyectista, continuó a Juez hasta llegar a Magistrado, ataja directo:
“No nos confundamos. Ni que se confunda la ciudadanía”.
Tampoco que esa percepción la den como una realidad o un hecho.
Para nada.
Y debe quedar claro… “no causa escozor el Decreto que nadie debe ganar más que el Mandatario Nacional”.
“No afecta. O inquieta”.
Lo trascendente es “la injerencia de un Poder sobre otro Poder”.
– ¿Del Poder Ejecutivo al Poder Judicial?
¡Claro!
Vea usted -dice al reportero-, el Artículo 49 del Ordenamiento Supremo cita:
“El supremo poder de la Federación se divide, para su ejercicio, en Legislativo, Ejecutivo y Judicial. No podrán reunirse dos o más de estos poderes en una sola persona o corporación, ni depositarse el Legislativo en un individuo, salvo el caso de facultades extraordinarias al Ejecutivo de la Unión conforme a lo dispuesto en el Artículo 29. En ningún otro caso, salvo lo dispuesto en el segundo párrafo del Artículo 131, se otorgarán facultades extraordinarias para legislar”.
De ello se desprende, que en nuestro sistema político existen Tres Poderes Supremos, pero a su vez no debe olvidarse lo que consigna la segunda parte del Artículo 39 de la propia Carta Magna, en el sentido de que “… todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste”.
De ahí, que existe un “principio de división de poderes” de una conveniencia trascendental, pues para que el Estado “no pueda ejercer un poder sin límites sobre los individuos” es preciso que se encuentre circunscrito por un sistema de competencias.
Es decir, “para evitar el abuso del poder… es fundamental que el Estado cuente con una división de poderes”.
La entrevista se realiza en la sede del Edificio del Poder Judicial Federal, acantonado en San Andrés Cholula -piso séptimo-, donde está la oficina del Presidente del Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Sexto Circuito y cuyo acceso es celosamente supervisado por personal de seguridad.
La actividad es febril de secretarias, secretarios, escribientes y titulares de los tres tribunales colegiados en Materia Administrativa. Lo que al exterior se percibe de tranquilidad, al interior es ir y venir del personal. Ascenso y descenso de los elevadores panorámicos.
Añade:
Hoy la pregunta recurrente de si es posible abolir el contenido de la Constitución en particular los aspectos fundamentales que el pueblo eligió y determinó. Sin embargo, el problema más serio se presenta en el siguiente punto:
¿Hasta dónde llega la facultad que, para reformar la Constitución, tiene el Constituyente permanente?
Lanza la segunda interrogante: ¿Podría con ella reformar cualquier precepto de la Constitución o habrá algunos entre ellos que escapen a dicha facultad?
Y la recontra-interrogante: ¿podrá mediante reformas sucesivas o simultáneas derogar de hecho la Constitución vigente?
Subraya:
Decir que la “Constitución avala su desaparición es totalmente incorrecto y sería tanto como pretender que negara su propia supremacía, inviolabilidad y permanencia”.

LA DIVISIÓN DE PODERES NO
PUEDE TRASTOCARSE

Francisco Cilia, nació en el antiguo barrio de San Francisco, que era el corazón de la ciudad, estudió en escuelas rurales y con orgullo recuerda los cuadernos “Polito”, que en la parte de atrás tenían impresas las tablas de multiplicar, se inclina, reacomoda el saco y abunda:
La fortaleza de toda nación -y, obvio, en México- radica en “evitar concentración del poder en una sola persona”.
Y, por lo tanto, “la división de poderes no puede ser trastocado, ni violentado”.
Aclara:
Desde luego, la Constitución puede reformarse para ser accesible al momento.
Pero, “no trastocar la división de poderes; ello sería un grave desatino jurídico y constitucional”.
Alerta:
¡Cuidado con los gobiernos monárquicos!
Machaca:
“En México no puede entronizase un poder absoluto”.
Tampoco confundir la autonomía e independencia que tiene cada uno de los tres poderes: Judicial, Ejecutivo y Legislativo.
Reitera:
“Vendrían tiempos difíciles si se concentra -lo permite y aceptan los otros poderes- el poder en una sola persona, porque el hecho de que tenga mayoría en el Congreso de la Unión y estados… no quiere decir que lo convierta en un poder de facto todopoderoso”.
Ello significaría que el País estaría tomando un camino demasiado peligroso en el Estado de Derecho.
Insiste:
La Constitución “no señala la disminución de salarios e inamovilidad de jueces y magistrados”.
-Y por enésima vez- recalca:
“No puede haber -esperamos que nunca suceda- ningún poder superior a otro, tampoco la arbitrariedad de un poder a otro”.
Y esto incluye al mismo Presidente de México, quien tiene que apegarse a los actos Constitucionales como a sus leyes.
Ahí, el Poder Judicial está atento a que los diversos actos del Ejecutivo y Legislativo estén apegados a la Constitución y legalidad.
– ¿Se vislumbra un eventual enfrentamiento entre dos poderes, Judicial contra Ejecutivo?
Escudriña con la mirada al reportero. Esboza nuevamente una leve sonrisa. Levanta la vista a la figura del Arcángel San Miguel, que reposa en una mesa.
Y responde:
“No…”
“Y no sería de parte del Poder Judicial de la Federación”.
“Nunca ha sido, ni será, un papel de ataque o injerencia a otro poder”.
La postura y posicionamiento es hacerle ver al Ejecutivo “el respeto irrestricto que debe existir a la división de poderes”.
Y que el Poder Judicial siempre ha estado abierto al diálogo entre poderes, a la cooperación institucional, misma que siempre se ha dado.
– ¿Integrantes del Poder Judicial Federal son una “casta privilegiada” con magníficos sueldos?
Sonríe. Mueve la cabeza. Se vuelve acomodar el saco. Coloca los brazos en los respaldos del sillón
“No. No es así”.
Primero, “llevamos 10 años sin incremento salarial”. Los Magistrados tiene un sueldo de 120 mil pesos mensuales y los jueces de 100 mil pesos.
Y no se trata de sueldos, reducciones o aumentos.
– ¿Entonces…?
Antes que cualquier otra cosa, “tenemos que velar y luchar por la defensa de la Constitución”. Así lo hemos hecho. Y así seguiremos actuando.
La Carta Magna lo establece con claridad y contundencia cuáles son las facultades y atribuciones de cada uno de los Tres Poderes Supremos en el Artículo 49 de la Constitución.
Segundo, el Poder Judicial Federal ha estado, está y estará para protección de los gobernados; que tienen en sus juzgadores -hombres y mujeres- con autonomía e independencia en sus fallos y veredictos; que no dependen de otro poder para que sus determinaciones no sean quebrantadas.
– ¿Cómo sucedió en Puebla durante el sexenio de Rafael Moreno Valle, que cooptó al Poder Judicial y Legislativo Estatal?
“Así es”.
“Pero esa es otra historia”, ataja el también Presidente del Pleno del Sexto Circuito en Materia Administrativa.

NO SE TRATA DE QUITAR A UNOS
PARA DARLE A OTROS

– La opinión pública tiene claro que reducción de sueldos es benéfico y aplauden que nadie gane más de 108 mil pesos, sueldo del Presidente López Obrador y es donde entra sueldos de Ministros, Magistrados y Jueces Federales… ¿no es así?
Se recarga respaldo del sillón. Cruza la pierna y revira:
“Por favor”, no se trata de salarios o de una reducción. “Es la intromisión de directa a otro poder”.
– ¿Al Poder Judicial de la Federación?
¡Claro!
Se trata de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Amén de que “no es procedente jurídica y políticamente hablando”.
“Y concentrar el poder en una sola persona es muy peligroso”.
Y México demanda un Poder Judicial fortalecido, autónomo e independiente; porque es la institución encargada de velar por las leyes y actos de autoridad.
Recuerda que hace unos años escribió pensando en el hoy Presidente Electo: “los cambios no son por capricho, ni se trata de quitarle a unos para dárselo a otros”.
“No es quitar y dar”.
El fondo de todo cambio de bienestar social es velar por los intereses de todos los mexicanos, que la distribución de la riqueza sea una realidad, combatir la pobreza y desigualdad social y la corrupción es un clamor generalizado.
Además, la pobreza ha derivado de un capitalismo globalizado ya desgastado, de ello no me queda la menor duda; mal ejecución y desarrollo, cita el Magistrado Federal para agregar:
Es imperativo combatir la corrupción y lograr una distribución equitativa de la riqueza, pero no se logrará con “quitarle a unos para darlo a otros. Mucho menos trastocando las instituciones”.
Y lanza la frase:

… “Amor y paz sí, pero con apego a la Constitución”.
… “Amor y paz sí, pero con la Constitución en la mano”.

Son 30 años de Cilia López de pertenecer al Poder Judicial de la Federación, desde que ingresó -1988- como Secretario Proyectista en el Quinto Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo; para continuar como Secretario de Estudio y Cuenta en la SCJN y de ahí ascendió a Juez de Distrito en Materia Penal y Administrativa en Monterrey, Nuevo León. Y Magistrado del Vigésimo Quinto Tribunal Colegiado en Durango.
Y, desde 2004, Magistrado Presidente del Segundo Tribunal en Materia Administrativa del Sexto Circuito, con sede en Puebla.

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN
A PARTIR DEL 2019

El tema de la “Cuarta Transformación” salta a la mesa de la entrevista y el atajo del Magistrado es contundente.
Cuidado, porque cada una de las transformaciones que ha vivido México han sido con guerras, muertes, violencia, destrucción y desolación.
Ahí está el movimiento de Independencia con Hidalgo. Nunca imaginó la revuelta con tales dimensiones. Ni la violencia, destrucción y muertes en la Alhóndiga de Granaditas.
Y Allende con el despilfarro de la violencia. Antes con las Leyes de Reforma. Al igual que la revolución.
Por lo que se debe estar atento que la tan anunciada -y cacareada- “Cuarta Transformación” no divida al pueblo.
Se tiene claro la imperiosa necesidad de abatir la pobreza, otorgar salud y educación a la población que lo demanda.
Pasaje que le lleva a recordar a su padre Sabino Cilia Flores, oriundo de Chiuatla de Tapia, maestro y funcionario de la SEP, a su señora madre Ema López de Cilia, originaria de Colima, de quienes recibió educación, principios y valores, y pese a no contar con casa propia, ni automóvil ni lujos, al seno del hogar existió la armonía y las bases para salir adelante.

¿INVASIÓN DE UN PODER A OTRO?

Abierto a la entrevista. Sin poner barreras ni eludir los cuestionamientos ,es directo al sostener:
“No hacemos justicia… la hacen los dioses y nosotros no somos dioses”.
Espeta:
Las determinaciones que se toma en cada caso siempre están basadas en las leyes y el derecho.
– ¿Se vislumbra invasión de un poder a otro?
No es que se vislumbre o se hable de una eventualidad.
Y sube el tono de voz:
“La invasión ya se está dando y ésa es nuestra lucha”.
Porque la invasión subyace en el punto de los sueldos, puesto que es ahí donde se da la intromisión de un poder a otro.
Una vez más insiste:
“La defensa es por la autonomía del Poder Judicial de la Federación” y por no permitir la invasión de un poder a otro -del Ejecutivo al Legislativo-
Con la certeza que la representación de la defensa la encabeza el Ministro y Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar Morales.
Defensa que conlleva “no obedecer órdenes ni acatar lineamientos de otro poder”.
Finaliza: “nunca hemos estado -ni lo estaremos- sujetos a ningún otro poder y siempre actuaremos conforme al Derecho y la Ley”.

Comentarios

comentario

Sobre Lijbuw