Home / Estado / Chignahuapan: Rehén de grupos criminales

Chignahuapan: Rehén de grupos criminales

Al seno de una autoridad municipal rebasada por la inseguridad propiciada principalmente por bandas del crimen organizado, Chignahuapan está perdiendo la tranquilidad y con ello la identidad característica como la sociedad que ha sido durante su existencia, la crisis afecta ya la principal fuente de ingresos económicos que representa el turismo y al día de hoy no se avizora una solución al problema al corto o mediano plazo.

En el centro del fuego cruzado

Chignahuapan se ha convertido en algo peor que tierra de nadie, de ser una apacible ciudad ha pasado a ser territorio presuntamente disputado por dos células criminales provenientes de Sinaloa y Michoacán respectivamente, quienes en los últimos meses han aumentado el nivel de violencia y la perpetración de actos delictivos como la venta de drogas, el robo, extorsión y secuestro.

Es decir, dicho municipio no posee ni siquiera la pírrica ventaja de convivir con un solo grupo delictivo sino que sus ciudadanos están sicológicamente atrapados en medio del fuego cruzado de quienes disputan el dominio de la plaza ante una autoridad municipal completamente rebasada y nulificada, el respeto a la figura de autoridad representada en el Presidente Municipal, Javier Tirado Saavedra se ha perdido por completo y prueba de ello son las ejecuciones a plena luz del día y en las calles centrales de esta ciudad que en su momento logró la categoría de “pueblo mágico”.

La serenidad perdida

Una parte muy importante de la identidad de Chignahuapan llamada tranquilidad se ha perdido actualmente afectando por igual a las locales clases sociales bajas, medias y altas, el abigeo en el campo, el secuestro en la cabecera municipal, la venta de droga en las escuelas y otras prácticas criminales forman parte de una cotidianidad totalmente distinta a aquellas formas de socialización propias de una sana y noble comunidad Chignahuapense.

Economía rumbo al colapso

Pero la crisis de los habitantes no solo se queda en el plano sicológico, la gravedad del problema también ha empezado a afectar severamente la principal actividad económica que representa el turismo y ello es fácil de entender, los turistas en su mayoría citadinos, desean escapar de la vida rutinaria y estresante que experimentan en sus ciudades de origen y Chignahuapan representaba un paraíso para escapar de la monotonía, sin embargo, hoy en día el infortunio ha llegado para convertirlo en una sucursal del infierno.

Autoridad sometida

La autoridad municipal no cuenta con la capacidad para garantizar seguridad a sus huéspedes, de tal forma que de seguir las condiciones como han prevalecido la economía local estaría en grave riesgo de sufrir un colapso que agravaría aún más las cosas echando a la basura décadas de esfuerzos y trabajo de los habitantes.

Inseguridad mata hospitalidad

Cabe precisar que más allá del reconocimiento oficial de los gobiernos Federal, Estatal y Municipal y la consabida aportación económica para mejorar la infraestructura municipal necesaria para darle el nombramiento distintivo de Pueblo Mágico, Chignahuapan ya tenía su magia y en encanto en el ADN de su esencia y lo sigue teniendo, no obstante, esa singular condición podría no ser suficiente para mantener el atractivo turístico ante la monstruosa sombra de la inseguridad.

El grito de Auxilio.

Queda entonces, mantener el llamado a veces ahogado de los Chignahuapenses para que la autoridad municipal asuma su responsabilidad y verdaderamente los represente ante la estrategia de asociación de esfuerzos con las fuerzas armadas de México para recobrar la perdida de una valor ancestral de esta comunidad llamado Paz Social.

Comentarios

comentario

Sobre Lijbuw