Home / Foro de Expresión / La ASE busca violar 63 años de autonomía de la BUAP

La ASE busca violar 63 años de autonomía de la BUAP

+ Desde la Presidencia de Echeverría gente ajena movilizó a la Universidad y cayeron dos gobernadores, los generales Nava Castillo y Moreno Valle


+ Piña Olaya en 1987 operó caída del Rector Samuel Malpica que lo llevó a un desgaste de su gobierno de 3 años consecutivos


+ Rafael Moreno Valle Rosas en 2013 intentó apoderarse de la Máxima Casa de Estudios; finalmente optó por no entrometerse


+ Hoy, Luis Miguel Barbosa, primer mandatario de izquierda, sostiene enfrentamiento abierto con el Rector Alfonso Esparza


+ ¿Cuál es el fondo de la intromisión a la vida universitaria… apoderarse de la Rectoría para colocar a un afín al gobernante en turno?


+ Sin olvidar: Gobernador no pone Rector… pero sí tiene derecho de veto; AMLO no se entrometió elección de Rector de la UNAM


+ Miente Francisco Romero Serrano, titular de la Auditoría Superior del Estado sobre “cancelación de auditoría preventiva

Por Gerardo Pérez García

La interrogante recorre Puebla:
¿Por qué el Estado busca afanosamente quebrantar los 63 años de autonomía de la BUAP?
Se preguntan:
¿Por qué el Auditor Superior del Estado, Francisco Romero Serrano, con desconocimiento de la Ley, reitera en violentar la autonomía universitaria?
Agregan:
¿Acaso el gobernador Luis Miguel Barbosa ya olvidó los trágicos acontecimientos de los 70 cuando fueron acribillados 4 estudiantes y el artero crimen de Joel Arriaga.
Recuerdan:
Dos gobernadores cayeron por intromisión de la Federación y Estado a la UAP, los generales Antonio Nava Castillo -1966- y Rafael Moreno Valle -1973-
Cuestionan:
¿Qué buscan y pretenden… apoderarse de la Rectoría para imponer un afín al gobernante en turno?
Y sentencian:
La incursión echeverrista a la Universidad Autónoma de Puebla llevó a una crisis que tardó más de 10 años en superarla, donde los egresados eran rechazados por empresas y fábricas donde acudían en busca de trabajo
La enseñanza se estancó al igual que la preparación de sus docentes.
Amén que instalaciones, laboratorios, aulas y unidades se encontraban viejas y en abandono.
Casi ningún sector social y productivo quería saber de la UAP.
Sin olvidar:
La “mano negra” de Mariano Piña Olaya para derrocar y meter a la cárcel al rector Samuel Malpica Uribe en 1989, cuyo costo político, académico y laboral fue demasiado alto para la vida interna y externa de la universidad.

MIENTE EL AUDITOR FRANCISCO ROMERO

Lo anterior expuesto es una somera radiografía de lo que aconteció en la UAP en la década de los 70 y en los 80, cuando desde la Presidencia de Luis Echeverría Álvarez infiltró a gente ajena a la institución que la llevó al caos y destrucción.
Tan fue así, que dos gobernadores cayeron de manera consecutiva por las revueltas universitarias.
Por cierto, los dos eran generales: Antonio Nava Castillo y Rafael Moreno Valle.
Dos sexenio convulsos que llevó a tener seis mandatarios, cuando debieron haber estado dos en Palacio de Gobierno.
O bien, cuando el titular del Poder Ejecutivo Mariano Piña Olaya se entrometió en la universidad para que deponer y encarcelar al rector Samuel Malpica Uribe en 1989.
Hoy, la Máxima Casa de Estudios de Puebla está viviendo algo similar a raíz de la llegada de Francisco Romero Serrano a la titularidad de la Auditoría Superior del Estado, cuando sin más ordena –miércoles 5 de diciembre del año pasado- una “Auditoría Preventiva” a la BUAP de los recursos que recibió en 2018 y 2019.
Auditoría ilegal, dado que es presupuesto que le otorgó el Gobierno Federal y que únicamente puede auditar la Auditoría Superior de la Federación; por ende, no corresponde auditar a la Auditoría Superior del Estado.
La respuesta llegó del máximo órgano de la BUAP: El Consejo Universitario, donde dejaron en claro que “no permitirían que se violentara la autonomía universitaria”.
El Rector Alfonso Esparza apuntó que “no dudaba que agentes externos a la BUAP busquen entrometerse”, en virtud que próximo año –este 2020- se presentará la renovación en las direcciones de 12 unidades académicas, y podrían darse intereses políticos desde el exterior.
Esparza Ortíz dejó en claro: “no hay ninguna cuestión que nos preocupe”, ya revisarán todo.
Pero es inusual, porque “nunca se había dado dos órdenes de visita simultáneas para el mismo periodo, lo que representa una visita domiciliaria”.
Diciembre de 2019 cerró con fuego cruzado y abierto del Congreso y Auditoría contra la universidad.
El 2020 abrió igual.
Así, vino el desplegado del Consejo Universitario -7 de enero- que reza:
“La autonomía es la facultad y responsabilidad que tiene la Universidad de gobernarse a sí misma, determinar sus planes y programas de estudio, los términos de ingreso, promoción y permanencia del personal académico y de administrar su patrimonio. Así está consagrado en el artículo tercero, fracción séptima de la Constitución Política de los Estados Mexicanos. La autonomía universitaria se logró con unidad, determinación y sacrificio. No es una concesión, sino resultado de una lucha de años y nos corresponde a todos los universitarios velar por su cumplimiento.
“La Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, como institución pública, está obligada a la transparencia y rendición de cuentas; y los gobiernos federal y estatal tienen la facultad de auditarla dentro del orden jurídico establecido”.
Añade el comunicado: “la BUAP ha cumplido y cumplirá siempre con esa obligación dentro del marco de la ley y se encuentra abierta al escrutinio pero no a la arbitrariedad.
“Aunado a lo anterior, la ASE pretende fiscalizar recursos que no son de su competencia, como los federales y los propios de la institución.
“De igual forma, lamentamos las expresiones del presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso del Estado, quien ha hecho evidente su desconocimiento de la Universidad, de su legislación, así como de las facultades del Honorable Consejo Universitario como máximo órgano de gobierno, el cual en su momento aprobó el origen y destino de los recursos al Club Lobos BUAP A.C., por tratarse de recursos propios.
“Consideramos que estas acciones atentan contra la autonomía universitaria y el desempeño de sus funciones sustantivas, por lo que categóricamente rechazamos cualquier intento de intromisión y de posible modificación a la legislación universitaria vigente por parte del Poder Legislativo Local, como ha ocurrido, lamentablemente, en otras universidades públicas del país”.

En respuesta, salieron “del clóset” los universitarios y ex trabajadores con sendos desplegados.
Los firman quienes ayer gozaron y vivieron de las canonjías universitarias, como son José Luis Ortega Morales, José Manuel Tovar Ruiz, Arturo Rivera Pineda, entre otros.

OFICIO QUE DEMUESTRA BUAP NO ESTÁ CERRADA A AUDITORÍA

El auditor del Estado, Francisco Romero Serrano, en la cuenta oficial del organismo tuiteó:
“Ante la negativa por parte de la Tesorería de la @BUAPoficial de entregar información, se ha cerrado la Revisión Preventiva 2019 el día 20 d3e enero en curso”.
Lo que no esperó Romero Serrano, fue la respuesta puntual de Mauricio Vela Hernández, Director de Asuntos Jurídicos, Rendición de Cuentas y Responsabilidades de la Contraloría General de la BUAP, y Persona Enlace y con quien se entiende la Auditoría.
El oficio está dirigido a Francisco José Romero Serrano, Auditor Superior del Estado.
Cita textual:

“Por medio del presente, con fundamento en los artículos 8, 79 y 116 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 10, 19, 34 y 54 fracción 1 de la Ley de Rendición de Cuentas y Fiscalización Superior del Estado de Puebla, en virtud de la visita domiciliaria y auditoría preventiva que está usted practicando por conducto de sus comisionados para la revisión de la Cuenta Pública de dos mil diecinueve, respecto de los meses de enero a noviembre; y en atención a su oficio número ASP/00067-20-DFE, notificado a esta entidad fiscalizada el día catorce de enero de dos mil veinte, le solicito lo siguiente:
“En su oficio de referencia, en el acuerdo “PRIMERO” (sic), se me indicó que la entrega de información requerida en el acta de inicio de auditoría de fecha cinco de diciembre de dos mil diecinueve, fuera para el día veinte de enero de dos mil veinte, no obstante, fue omiso de señalarme la hora exacta para la entrega de la información mencionada. Por ende, le solicito me señale nuevo día y hora para la entrega de la información respectiva, a fin de salvaguardar derechos fundamentales del debido proceso.
Asimismo, le solicito su contestación por lo que respecta al oficio presentado por el suscrito el pasado trece de enero de dos mil veinte en el Departamento de Gestión Documental de la Auditoría Superior del Estado, bajo el número de folio 202000360 en razón de que a la fecha no se me ha notificado de respuesta alguna de los puntos dos y tres del citado escrito.
“Sin más que agregar, quedo de usted, a efecto de recibir respuesta de las solicitudes antes planteadas en términos de la normatividad aplicable”,
lo signa Mauricio Vela Hernández con fecha 17 de enero de 2020.

43 GOBERNADORES  Y 27 RECTORES

La historia, su ayer y presente de la UAP ha estado, está y estará ligada al devenir de la sociedad poblana y del país.
Veamos.
Fue fundada el 14 de abril de 1578, cuando el Cabildo Municipal solicitó al Provincial de los jesuitas la creación de una institución educativa.
En 1579 inicia cursos con 20 estudiantes bajo el nombre Colegio del Espíritu Santo.
Para 1790 el Obispo Francisco Fabián y Fuero reunió en uno solo los colegios dejados por los jesuitas.
Así nace… Real Colegio Carolino.
Para 1985 pasa a ser Colegio del Estado.
En 1825 el Congreso del Estado otorga al Gobierno la Suprema Inspección sobre el Colegio del Espíritu Santo.
Toca al gobernador Cosme Furlong el 18 de marzo de 1834, establecer el Plan de Estudios para el colegio.
Y el 14 de abril de 1937 se constituye legalmente la Universidad de Puebla, a iniciativa del mandatario Maximino Ávila Camacho.
Y logra su Autonomía con respecto a los distintos poderes públicos en 1956 con el gobernador Rafael Ávila Camacho, cristalizando así un viejo anhelo de estudiantes y maestros desde 1935.
Así, el 23 de noviembre de 1956 se publica en el Periódico Oficial del Estado la Ley Orgánica de la UAP.
Años donde se vivieron revueltas y enfrentamientos como la de 1959 cuando los universitarios protestaron iradamente por el alza al transporte público y al pan.
Los enfrentamientos sangrientos de FUAS contra Carolinos.
La caída del Rector Armando Guerra Fernández por haber cerrado el portón del edificio Carolino a los universitarios y la llegada de Julio Glockner Lozada el 9 de marzo de 1961.
O bien, el nombramiento del doctor Manuel Lara y Porras de primer Rector elegido con la nueva Ley Orgánica que contemplaba por primer vez al Consejo Universitario como máximo órgano de gobierno.
Hasta llegar al movimiento estudiantil del 68 con la matanza del 3 de octubre en Tlatelolco, que llevó a los universitarios a exigir se declarara “hijo indigno de la UAP al Presidente Gustavo Díaz Ordaz”.
Lo que originó que el 4 de octubre de 1968 el Congreso en sesión extraordinaria reformó la Ley Orgánica de la UAP, que suprimió la figura de Rector y crea Junta de Gobierno.
Además, el 5 de octubre de 1968 detienen a Joel Arriaga. Y lo asesinan el 21 de julio de 1972, cuando gobernaba el Estado el general Rafael Moreno Valle.
Aunado que en marzo de 1973 la UAP sufre brutal atentado por infiltrados de la policía que dispararon “a discreción” contra universitarios, asesinando a 4 estudiantes.
Los sectores conservadores al interior de la UAP deciden dejar la institución y en marzo de 1973 fundan la UPAPEP.
Largo caminar y transitar de la Universidad Autónoma de Puebla.
De luces y sombras.
De sangre y muerte.
De luz y sombra.
Universidad que ha tenido 27 rectores y 7 integrantes de la Junta de Administración.
Y donde el Estado ha tenido a 43 gobernadores.
Donde el último mandatario de 4 años fue Gonzalo Bautista Castillo. Y el primero de 6 años Carlos I. Betancourt, hasta llegar al primer Ejecutivo Estatal de la izquierda: Luis Miguel Barbosa Huerta.
El PRI mandató a la entidad durante más de 70 años. El PAN lo hizo 9 años.
Solo resta esperar que la autoridad gubernamental rescate y ponga en práctica la frase del doctor Alfredo Toxqui Fernández de Lara -nunca perderá vigencia- al asumir la gubernatura y encontrar una Puebla convulsionada, erosionada y lastimada:
“Cancelemos odios y rencores”.
Lo hará el gobierno de Barbosa Huerta y el Auditor Francisco Romero.
Con el agregado:
Gobernador no pone Rector…pero tiene derecho de veto.
¿Qué viene y sigue para la Máxima Casa de Estudios… paz o guerra?
Al tiempo.

Comentarios

comentario

Sobre Lijbuw