Home / Foro de Expresión / #JiménezMerino | Amigo del pueblo y candidato de Puebla

#JiménezMerino | Amigo del pueblo y candidato de Puebla

+ Conoce la pobreza desde niño; fue pescador, pastor, jornalero, acarreador de agua y herrero
+ Emigró a los 11 años de Tecomatlán a Tlaxcala donde cursó secundaria y después ingresó a la Universidad de Chapingo
+ Siempre ha luchado contra la adversidad, como sus padres lo han hecho y aprendió a no doblegarse ni rendirse
+ AJM, el candidato del PRI a Casa Puebla; el 15 de marzo rendirá protesta ante Claudia Ruiz Massieu, líder nacional
+ Dos veces Secretario de Desarrollo Rural, dos veces Diputado Federal; Delegado en Reforma Agraria, SAGARPA y CONAGUA
+ Ha visitado 21 países de Europa, Centro y Sudamérica en misiones comerciales, tecnológicas y de cooperación internacional
+ Cuenta con un legado editorial de 15 libros, con más de 250 artículos y dirigido tesis de titulación de 108 ingenieros agrónomos
+ Tiene tres Doctorados Honoris Causa por Universidad Mesoamericana, Centro Educativo Morelos y Centro Universitario Inglés de Q. Roo
+ Ayer fue Rector de la Universidad de Chapingo y hoy va por el anhelo y sueño de su vida: Gobernar Puebla

Por Gerardo Pérez García

Ni él mismo imaginó, ni vislumbró, lo que la vida y las circunstancias le depararían hace 59 años…
De pescador y pastor a Rector de la Universidad Autónoma Chapingo.
De acarreador de agua y herrero a Secretario de Desarrollo Rural, y Diputado Federal.
De jornalero y buscador de leña a candidato -del PRI- al Gobierno del Estado de Puebla.
Ése ha sido el ayer y el hoy de Alberto Jiménez Merino.
Un ayer inmerso en la pobreza, marginación y olvido, pues la tierra que lo vio nacer, Tecomatlán, estaba hundida en la pobreza extrema.
Una niñez donde transitó de pescador, buscador de leña, acarreador de agua, sembrador y pastor a la universidad, cargos gubernamentales y una curul en la Cámara de Diputados.
Un ayer que lo llevó a dejar la mixteca a los 11 años de edad para continuar su primaria y secundaria en Tlaxcala.
Y de ahí, dar el salto a preparatoria y carrera en la Universidad de Chapingo, donde se tituló de ingeniero Agrónomo.
Y terminó siendo Rector de su Alma Máter.

EL HOMBRE Y SUS CIRCUNSTANCIAS

De padres campesinos y cuna humilde, conoció desde niño lo que es la pobreza extrema, el luchar el día a día para subsistir, medio comer y medio estudiar.
Tecomatlán, enclavado en el corazón de la mixteca poblana, no tenía agua potable, ni árboles frutales, tierra seca y árida y con sembradío escaso. Y lo que más se daba era el pastoreo de los animales.
Para él y sus paisanos… no había mañana en el correr de los años 60.
Ni esperanzas.
Tampoco ilusiones.
Amén de tener temperaturas de 40 y hasta 50 grados.
Con un sol que les quemaba la piel y taladraba la tierra.
¿Estudiar…?
Para qué, si el único futuro era emigrar a los Estados Unidos. Solo bastaba aprender a leer y escribir.
O bien, trabajar en la ciudad de Puebla. O irse al Distrito Federal.
No había más.
Tampoco menos.
Más sus padres formados y hechos bajo esa dureza e inclemencias de la vida misma, el luchar contra todo y todos para salir adelante, llevó a Inculcar y forjar en sus hijos esa fe, esa ilusión, esa esperanza:
¡Siempre habrá un mañana promisorio!… si se estudia y se prepara.
Con esa fe y sus escasos 11 años de edad, Alberto emigra a Tlaxcala, llevando lo más preciado para él: la bendición de sus padres y un mundo de ilusiones y esperanza.
Deja la escuela primaria federal “Lázaro Cárdenas”, de Tecomatlán, para ingresar al Centro de Educación Fundamental “José Amarillas” en Tlaxcala y después cursar la secundaria en Panotla, Tlaxcala; y para ayudarse, trabaja en labores domésticas y de herrero.
Ahí conoce al profesor Elías Anderíca -por cierto, falleció hace unas semanas y ya no podrá acompañarlo con sus consejos y manto protector-, quien se convierte en su tutor y guía, y de su mano llega a la Escuela Nacional de Agricultura, donde estudia la preparatoria.
Y de ahí cumple su primer sueño, su primera meta: ingresar a la Universidad de Chapingo, en 1978, donde 5 años después se titula de Ingeniero Agrónomo Zootecnista.
Pasa a formar parte de planta académica y de investigación de su Alma Máter; a jefe del Departamento de Empresas Agropecuarias; Director del Departamento de Zootecnia; Director General Académico.
Y -finalmente-, en 1990, Rector Interino de la Universidad Autónoma Chapingo.
Así, logra que se cristalice un segundo sueño hasta ayer impensable, una montaña difícil de escalar y conquistar: ser Rector de la Universidad Chapingo.
Quién lo iba imaginar, pensar o creer que de una raíz árida, sin agua y un sol que todo lo derrite, saldría quien se convertiría -años después- en Rector de la Universidad de Chapingo.

SU LUCHA CONTRA LA ADVERSIDAD HA SIDO EL SELLO DE SU CAMINAR

Desde que nació -hace 59 años- su transitar por la vida ha estado, está y estará acompañada por una lucha contra la adversidad, el sortear barreras, brincar obstáculos y vencerse a sí mismo.
Su caminar de ayer en huaraches, surcando cerros, pescando en el río y viendo los atardeceres con el sueño de estudiar y no ser uno más de las estadísticas de la emigración a la unión americana.
Es real su condición -al cien por ciento- de hombre hecho y forjado en la cultura del esfuerzo, del hambre y sed de triunfo.
Nada, absolutamente nada, ha obtenido de manera fortuita.
Tuvo que trabajar de herrero y en labores domésticas para sostener sus estudios, pues sus padres no tenían para mandarle dinero.
Su fe e ilusión lo sacó a flote.
Si ya había traspasado la frontera de su tierra Tecomatlán y había logrado terminar la carrera de Ingeniero Agrónomo en la Universidad de Chapingo, sabía que los buenos tiempos no tardarían en llegar.
Y así fue.
Al término de su rectorado, Jiménez Merino fue subdelegado de Desarrollo Rural en Tláhuac en el extinto Distrito Federal -hoy Ciudad de México-, de 1991 a 1994.
En 1999 fue nombrado Delegado Regional de la Reforma Agraria en Puebla y Tlaxcala.
Además, Consultor de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación -FAO- en la Oficina Regional para América Latina.
Su tenacidad y dedicación al trabajo, su mano amiga y conocedor del campo poblano -ha recorrido 8 veces los 217 municipios- lo llevaron a ser titular de la Secretaría de Desarrollo Rural en los gobiernos de Melquíades Morales Flores y Mario Marín Torres.
Asimismo, fue Director Ejecutivo de Atención a Productores, Organizaciones y Empresas en Financiera Nacional de Desarrollo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

DE PESCADOR A CANDIDATO A CASA PUEBLA

Hace 59 años nació en uno de los rincones sellados por la pobreza y marginación.
Y con escasos 11 años de edad decidió emprender la aventura de salir de Tecomatlán para continuar su instrucción básica y después una carrera en la universidad.
Así llegó su tránsito a Tlaxcala y después Chapingo.
Y los cargos en la administración pública federal y estatal.
Y su deseo, anhelo y sueño por ser gobernador.
En 2010 el PRI y Mario Marín se decantaron por Javier López Zavala, quien perdió ante el neo panista Rafael Moreno Valle Rosas.
Regresó con todo en 2016. La buscó con ahínco. Y después de estar abajo en las preferencias ante Blanca Alcalá, Enrique Doger, Juan Manuel Vega Rayet, Juan Carlos Lastiri, logró empatar al primer lugar.
Más “el dedo” de Los Pinos se inclinó por Blanca Alcalá, que perdió ante el moreno vallista José Antonio Gali Fayad.
En ambas designaciones, Jiménez Merino se disciplinó y se sumó al trabajo de los candidatos priistas.
Las llamadas de partidos de oposición para sumar a sus filas al oriundo de Tecomatlán fueron un día sí y otro también. Más su lealtad al Revolucionario Institucional pesaron más.
Lo que llevó a ser designado delegado de SAGARPA en Puebla del 2013 al 2016.
Y delegado de CONAGUA del 2017 a enero 2019.
Entre enero, febrero, y primeros días de marzo de este año, se dio en el Comité Ejecutivo Nacional del PRI la evaluación, estudio curricular, aceptación y rechazo de los aspirantes a la elección extraordinaria a gobernador, del próximo 2 de junio.
Blanca Alcalá desistió de volver a participar en la contienda electoral 2019, también la legisladora federal Lucero Saldaña.
Lo que llevó a centrarse la lucha entre Enrique Doger, Ricardo Urzúa, Lorenzo Rivera y Jiménez Merino.
Finalmente llegó el premio a la disciplina, lealtad y tenacidad, con la suma de su honestidad, conocimiento del territorio poblano y el respaldo de organizaciones, dirigentes y líderes, llevaron a Claudia Ruiz Massieu -en consenso del consejo nacional- designar a Jiménez Merino candidato del PRI al gobierno.


Así el sueño, anhelo y deseo de trabajar por Puebla, por los poblanos, por el que menos tiene, llevar progreso y desarrollo a las comunidades olvidadas y perdidas de la sierra y la mixteca, como de las 17 juntas auxiliares de la capital y una guerra frontal contra la pobreza extrema de más de tres millones de habitantes, está por cumplirse.
En don Alberto está ahora remontar la adversidad electoral que tiene su partido.
Adversidad que es una lucha que ha llevado desde que era niño, adolescente, estudiante y profesionista, y siempre ha salido abante y victorioso.
Ayer salió de Tecomatlán sin nada, llevando únicamente ilusiones y triunfó.
Ayer no poseía nada, salvo el cariño y educación de sus padres y triunfó al titularse de Ingeniero Agrónomo.
Ayer logró ingresar a la Universidad Autónoma de Chapingo y terminó siendo Rector.
Ayer su mundo era una tierra árida, desolada, sin mañana ni futuro y terminó participando en congresos internacionales en Cuba, Venezuela, Costa Rica, Estado Unidos, Botswana y Argentina.
Y con misiones tecnológicas en Santiago de Chile, Holanda, Alemania, España, China, Brasil, Guatemala, El Salvador, Panamá y Colombia.
Ayer era acarreador de agua y pastorcillo y dos veces llegó a la Cámara de Diputados.
Ayer con sus huaraches surcaba veredas y hoy es candidato del PRI a Casa Puebla.
En él y la integración de su equipo estará el éxito o el fracaso.
En él y su equipo estará la conquista del cerro de Loreto y Guadalupe para instalarse en Casa Puebla o quedar sólo con el deseo e intención.
En junio irá por el sueño más anhelado de su vida… servir y gobernar Puebla.
¿Logrará la victoria?
¿Logrará vencer la adversidad electoral que tiene?
¿Logrará convencer al electorado que es la mejor opción?
¿Logrará derrotar a la aplanadora de MORENA?
Al tiempo.

Comentarios

comentario

Sobre Lijbuw