Home / Foro de Expresión / El rostro perverso de Ligia Canto Lugo

El rostro perverso de Ligia Canto Lugo

+ Primero “tomó de bandera” a sus nietos, después el asesinato de su hija Ema Gabriela y ahora “su lucha” es por obtener dinero y más dinero, puesto que es la albacea de 3 nietos
+ Gobierno de Yucatán le dio 8 millones por reparación del daño, pero ella exige 32 mdp; Alcaldía de Mérida otorgó beca de 28 mil pesos mensuales y recibió un seguro de 515 mil pesos
+ Con falsas declaraciones imputa a su ex yerno Martín Medina el crimen de su hija Ema Gabriela  Molina, acaecido 27 de marzo 2017, cuando él está en prisión desde el 17 de octubre de 2014
+ Arguye ser “defensora de las mujeres” y cuando su hijo Guillermo Molina fue detenido por golpear a su esposa Rossana Sánchez… acusó a elementos de seguridad de “haber secuestrado a su vástago”
+ Ligia Canto fue detenida por agentes de la PGR en Mérida y trasladada al penal de Guadalajara por “falsificación de tarjetas de crédito” en agosto del 2014
+ Fernando Molina Baeza, durante el tiempo que estuvo casado con Ligia Canto, no solo la golpeaba y maltrataba, sino también estuvo en prisión en penales de Mérida, Tabasco y Guadalajara

Por Gerardo Pérez García

La historia del caso Ema Gabriela Molina-Martín Medina-Ligia Canto está envuelta en un halo de claros-obscuros, de luces y sombras, de sol y nubarrones, de medias verdades e injusticias, de un juicio donde se sentenció con pruebas que nunca debieron ser admitidas por falsas e ilegales; y es cuando se aprecia y palpa que una “mano poderosa” es la que “mece la cuna” y dicta y ordena lo que deben hacer los jueces e impartidores de justicia de Mérida.
Historia que está mezclada y aderezada de odio, ambición desmedida por el dinero, sangre y muerte, cárcel, destrucción y aniquilamiento del seno familiar, donde tres pequeños son quienes cargan y cargarán la Cruz de haber perdido a su mamá –fue asesinada- y su papá está en prisión.
Y como eje perverso aparece siempre, en todo momento, a cada instante, la señora Ligia Canto Lugo, madre de Ema Gabriela y ex suegra de Martín Medina.
-Pero-, cómo nace esta historia, que parece una novela de amor, odio, ambición y muerte, que del libreto de la historia irreal salta a la vida real.
Y es totalmente cierta.
Y verídica.


Se aclara:
Este espacio no trata, ni busca, mucho menos pretende cambiar el curso jurídico-legal del caso Ema Gabriela-Martín-Ligia.
Para ello están los abogados de las partes, jueces y magistrados del Poder Judicial del Estado de Yucatán y del Poder Judicial de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Ellos tienen y tendrán al final la última palabra con sus conclusiones, determinaciones y veredicto.
¿Entonces…?
Es mostrar –periodísticamente hablando- el rostro oculto y perverso de un caso que nace de la separación de Martín Medina Sonda de su esposa Ema Gabriela Molina Canto.
Y la intromisión de Ligia Canto Lugo, madre de Ema Gabriela.
Veamos.
Divorcio -uno de los cientos de miles de separaciones que se dan en todo el mundo- que inicia en la ciudad de Mérida y “casualmente” trasciende las fronteras de la entidad yucateca y llega a medios nacionales, como a Televisión Azteca en el programa que conducía Rocío Sánchez Azuara.
Madre e hija no se cansan de denostar a Martín.
Sus declaraciones en la prensa de Mérida –retomadas por los medios de Tabasco y Cancún- tienen amplios espacios y donde lo acusan de “lavado de dinero… prestanombres de José Sáenz”.
Después lo demandan por el “secuestro” de los tres hijos –dos niñas y un niño-, pese que había obtenido la custodia –en primera instancia- por un juez.
La ambición de Ema Gabriela –azuzada por su mamá- salta cuando además de los 55 mil pesos mensuales de manutención, casa, camioneta y gastos de los niños corrían a cargo de Martín, su esposa exigía para firmar el divorcio una gasolinera, 80 mil pesos mensuales y una casa para su mamá.
Se rompen las negociaciones.
Y el activismo de Ligia Canto va en aumento.
Parecía que una “varita mágica” le abría todos los espacios mediáticos e inundaba las redes sociales.
Y a Martín se le cerraban.
Su verdad, su versión de los hechos, no tenía entrada en la prensa. No vendía.
Pero a madre e hija… sí.
Ahí empezó aflorar la “mano poderosa”, que no solo le puso –y pagó- un abogado a Ema Gabriela, sino que le financiaba la campaña, viajes a la Ciudad de México, pues ambas no contaban con trabajo.
Por cierto, hasta la fecha la señora Ligia Canto no trabaja y está dedica cien por ciento al activismo.
Entonces, ¿quién es la “mano poderosa”?
¿Acaso, el diputado federal priista –hoy Senador- de Yucatán y eterno aspirante a la gubernatura, Jorge Carlos Ramírez Marín?
¿Arturo Núñez Jiménez, gobernador de Tabasco -2013/2018-?
¿O el actual mandatario de Yucatán, Mauricio Vila Dosal?
¿Quién, quién, quién…?

SALTA EL ROSTRO PERVERSO  DE LIGIA CANTO LUGO

En 2014 el caso entró a una espiral de perversión, podredumbre, venganzas políticas, asesinato y “chivos expiatorios” en la cárcel.
Primero, Martín Medina es detenido e ingresado al penal de Villahermosa –Centro- el 17 de octubre de 2014 por la retención de sus hijos, pues peleaba jurídicamente su custodia.
Ante su eminente salida de prisión, el juzgado penal de Primera Instancia del Distrito Judicial de Centro –Villahermosa-, Tabasco, le imputa un “nuevo delito”: “operaciones con recursos de procedencia ilícita”.
Cuando previamente había demostrado en las instancias federales que el dinero -8 millones-, que supuestamente eran del erario público del Gobierno de Tabasco y que él lo “lavaba”, eran propiedad de la empresa dueña del numerario.
Por lo que el tema quedó totalmente solventado en octubre de 2013 en los juzgados federales y Martín Medina liberado y exonerado de toda responsabilidad; el dinero –8 millones de pesos- se regresó a la empresa y la avioneta a su propietario.
No obstante ser un “caso juzgado”… un juez de Tabasco abre nueva indagatoria para que permanezca en prisión.
Y sucede lo impensable e inimaginable: el trágico y lamentable asesinato de Ema Gabriela Molina Canto el 27 de marzo de 2017.
Y es cuando sale el rosto oculto de Ligia Canto.
Y salta su perversidad.
Y muestra su maldad.
Y su Dios… don dinero.
¿Por qué?
Porque arropada por reducido grupo de activistas se dedica a gritar a los cuatro vientos:
… Martín ordenó el crimen de mi hija Ema Gabriela.
… Martín lo orquestó.
… Martín lo fraguó.
… Martín es el responsable.
Y se abocó a presionar al gobierno de Yucatán, a jueces y magistrados del Tribunal Superior de Justicia, a directivos de la Fiscalía.
Presión y marchas que tuvieron eco en las autoridades, puesto que logró se reconfigurara el acto para que dejara de ser homicidio doloso y se tipificara como feminicidio.
Se encadenó a las afueras del Palacio de Gobierno y de la sede del Poder Judicial.
Y a cada visita del entonces candidato a la Presidencia de México, y ya como Mandatario Nacional, Andrés Manuel López Obrador, no paraba hasta entregarle una carta y tomarse la foto con él.
Y la “mano poderosa” se hizo sentir al interior del Poder Judicial de Yucatán.
Porque pese a que Martín Medina permanece en  prisión de Villahermosa desde
el 17 de octubre de 2014 y Ema Gabriela Canto fue asesinada en Mérida el 27 de marzo de 2017… Ligia Canto lo culpa de ser el autor.
O sea, después de dos años y medio de estar recluido en el penal de Villahermosa: es quien planea y fragua el homicidio de su ex esposa.
En virtud que los “impartidores de justicia” de Yucatán “creen y aceptan” y dan como hecho la imputación verbal de Ligia Canto, la cual no está soportada ni tiene los elementos y pruebas que lo acrediten.
Además, también dan validez jurídica al testimonio del “testigo protegido” –El Güero-:
“Que dos veces visitó a Martín Medina en el penal de Villahermosa, donde le ordenó contratar a dos asesinos a sueldo para que ejecutaran a Ema Gabriela”.
Crimen que ejecutaron Óscar Miguel  y Jonathan el lunes 27 de marzo de 2017.
Pero…
El director del reclusorio –general José Luis Gómez Muñoz– echó abajo la declaración del “testigo protegido” al DEMOSTRAR QUE NUNCA INGRESÓ al penal con los videos de las cámaras instaladas en el penal y que están conectadas en directo al Centro de Monitoreo de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.
También COMPROBÓ que “El Güero” jamás pasó los seis filtros –o adunas- que hay al interior del penal para poder llegar a visitar a un interno; tampoco pudo demostrar que Martín tuviera un celular en su celda.
Nada de ello valió, ni contó, para los jueces de Mérida.
Ni el hecho de que Martín esté recluido en Villahermosa y Ema Gabriela fuera asesinada en Mérida.
Y que los dos autores materiales “afirmaron NO CONOCER a Martín”.
Ni que los fiscales hayan podido demostrar ingreso de “El Güero” al penal de Villahermosa para entrevistarse con Martín.
Y el desacato al ordenamiento del Sexto Tribunal Colegiado de San Pedro Cholula, Puebla, que ordena al Juez Quinto de Distrito en Yucatán: “que solicite a los jueces de Oralidad de Mérida la instrucción de que NO ENJUICIEN; por lo que se debían pronunciar antes respecto de la ilegalidad de las pruebas presentadas por la Fiscalía General del Estado de Yucatán”.
Y los jueces de Oralidad IGNORARON la instrucción del Juez Quinto de Distrito.
Para finalmente… juzgar y sentenciar a Martín Medina.

De ahí la interrogante:
¿Por qué la justicia de Yucatán sentencia a quien no cometió un crimen?
Pregunta que tiene respuesta en la voz de Ligia Canto, pues es dueña de la “verdad absoluta”.
Verdad que está envuelta en el rostro oculto de la ambición y perversidad, y cuyo único fin está resultando la obtención de dinero, dinero y más dinero.

8 MILLONES POR REPARACIÓN DEL DAÑO
Y LIGIA DEMANDA PAGO DE 32 MILLONES

El gobierno de Yucatán otorgó 8 millones de pesos a Ligia Canto Lugo como reparación del daño, una vez que concluyó el Juicio de Oralidad y se dictó sentencia condenatoria a Martín Medina.
Canto Lugo objetó el monto del pago y demanda 32 millones de pesos -8 millones por cada uno de los 4 implicados-
Además, exige que “no le descuenten el impuesto de los 8 millones”.
Dinero que ella maneja a discreción, pues como abuela de los tres menores quedó de albacea.
Ahí muestra con claridad que únicamente está en busca de obtener dinero y más dinero como causal del feminicidio contra su hija; que por cierto, no fue feminicidio, sino homicidio doloso perpetrado por Óscar Miguel y Jonathan.

SEGURO POR 525 MIL PESOS DA AYUNTAMIENTO
Y BECA DE 28 MIL PESOS A LOS TRES PEQUEÑOS

El -entonces- Presidente Municipal de Mérida, Mauricio Vila Dosal, dijo que Ema Gabriela Molina era funcionaria del área de Proveeduría de la Dirección de Administración del Ayuntamiento, por lo que ella disponía de un seguro de 515 mil pesos.
Seguro que se entregó a Ligia Canto.
Además, la comuna meridense dio una pensión-beca de 9 mil 659 pesos para cada uno de los tres pequeños –o sea, 28 mil 977 pesos mensuales- hasta los 18 años de edad, y en caso de continuar estudios profesionales se extiende a los 25 años de edad.
Dinero de las becas que también recibe y administra Ligia Canto.
Acotándose:
El panista Mauricio Vila fue alcalde de Mérida –trienio 2015/2018- y Ema Gabriela entró a laborar en su administración municipal.
A inicios del 2018, Vila Dosal solicita licencia al cargo de Presidente Municipal para contender por la gubernatura, la cual gana y toma posesión como titular del Poder Ejecutivo de Yucatán el primero de octubre de 2018.
Y el proceso contra Martín Medina inicia en agosto de 2019.
Y son jueces estatales quienes lo sentencian.
Y ella formó parte de su equipo de trabajo en la Presidencia Municipal.
Y Hoy Mauricio Vila es el gobernador.
Sin olvidar:
Doña Ligia Canto demanda a Martín Medina una “pensión y gastos jurídicos por 4 millones 500 mil pesos”.

HIJO DE LIGIA CANTO GOLPEA A SU ESPOSA;
Y SU EX MARIDO LE PEGABA Y ESTUVO EN
PRISIÓN EN MERIDA, JALISCO Y TABASCO

Ligia Canto, adalid en la defensa de las mujeres. Luchadora social incansable que no tiene fronteras para demandar justicia y castigo a quienes agreden y violentan a la mujer, resulta que sus movimientos solamente los explota cuando son para obtener un beneficio.
¿Por qué?
Porque durante los 80 y 90 que estuvo casada con Fernando Molina Baeza –con quien procreó 5 hijos: Guillermo, Carlos Fernando, Diana y Ema Gabriela- fue objeto de violencia, golpes e insultos.
Siempre guardó silencio.
Nunca denunció las agresiones físicas.
Ni demandó en los tribunales a su esposo Fernando Molina.
¿Habrá sido porque no contaba con la “mano poderosa”?
Por cierto, Molina Baeza estuvo en prisión por atraco, robo de vehículos y delincuencia en Mérida, Villahermosa y Guadalajara.
Doña Ligia nunca dijo nada.
Entonces, cómo entender “su bandera y lucha” en contra de la violencia de las mujeres que dio desde 2014 en las calles y edificios gubernamentales, si en su ayer que ella las padeció y sufrió NO DIJO NADA.
Ni se encadenó.
Ni sacó pancartas.
Y el 9 de julio del 2017… su hijo Guillermo Molina Canto fue detenido por elementos de la policía de Mérida por golpear a su esposa Lissie Rossana Sánchez Castro.
Vector Yucatán –periodismo sin censura-, Tribuna –Diario Independiente-, entre otros medios de comunicación, consignaron los hechos.
Y ella, Ligia Canto, adalid de los derechos de las mujeres, se refugió en el silencio.
Salta también el extraño silencio cómplice de las agrupaciones defensoras de los derechos de las mujeres ante el caso de violencia intrafamiliar protagonizado por el hermano de Ema Gabriela.
Como también a Guillermo Molina se le olvidaron los plantones que junto con su madre Ligia Canto encabezaron, y hoy se aprecia, fueron y son con fines políticos.
Los hechos están registrados en la Carpeta de Investigación B1/CJM/1118/2017, interpuesta por Lissie Rossana Sánchez Castro, donde asentó vivir en la calle 20-F, Fraccionamiento Jardines del Norte-Mérida, que en 2014 conoció en un bar a Guillermo Molina.
Iniciaron una relación y procrearon una hija. Ya en unión salieron a relucir sus celos, por lo que tuvo que irse a vivir con una amiga ante la serie de agresiones físicas, verbales y psicológicas que le infringía.
Incluso, Guillermo Molina “le ponía hora de entrada y salida, y a cada momento tenía que mandarle, vía WhatsApp, su ubicación, so pena de sufrir las consecuencias.
En una ocasión –apunta en su declaración- la siguió hasta la casa de su amiga María José Bolaños Alonso, donde le estuvo gritando; incluso le cuestionó la paternidad de la su hija.
Y el 8 de julio -2017- en la madrugada tuvo que encerrarse en una habitación, pero Guillermo Molina logró entrar por una ventana y comenzó a pegarle, agredirla y gritarle, por lo que ella logró marcar al 911 y poner el alto voz.
Lo que permitió que llegara la policía.
Él les dijo que “estaba loca”, que mejor –los policías- se dedicaran a otras cosas más importantes.
Finalmente fue detenido Guillermo Molina.
¿Y dónde estaba la voz de adalid de doña Ligia?
Ante el silencio y duros cuestionamientos de la prensa y sociedad… salió.
Y apareció.
Pero fue para “reprobar la actitud del Secretario de Seguridad Pública de Yucatán, Luis Felipe Saidén Ojeda, a quien le recriminó la violenta detención de su hijo Guillermo Molina”.
“Y acusó a los policías de… ¡secuestro institucional!”.
Y volvió a la carga contra Martín Medina -para desviar la detención de su vástago- a quien acusó de que su hija Ema Gabriela había sido asesinada por encargo de él.
“Y lo responsabilizó de provocar la desintegración de su familia”.
“Y que su nuera Lissie Rossana Sánchez está siendo manipulada por Martín Medina”.
“Y demandó a Lissie Rossana que retirara la denuncia”.
Vale la pregunta:
¿Acaso desde el penal de Villahermosa, Martín podrá provocar la desintegración de la familia de Ligia Canto que vive en Mérida?
¿Cómo podrá manipular a Lissie Rossana, esposa de Guillermo Molina, si radican en Mérida?
Es por ello la cita de esta crónica… el rostro perverso de Ligia Canto.
Historia que devela quién es Ligia Canto Lugo.
El cómo utiliza de bandera a sus nietos.
Bandera que extendió para cubrir la muerte de su hija.
Y llevar a prisión a Martín Medina.
Más el fondo de esas banderas es el dinero, dinero y más dinero.
Finalmente el tiempo se encargará de develarla y poner a cada quien en su lugar.
Porque es real… existe justicia divina.
Al tiempo.

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentario

Sobre Lijbuw